domingo, 30 de noviembre de 2014

Millones de kilos de solidaridad



Gonzalo Gayo
En España en los años de crisis la donación de alimentos están creciendo a un ritmo del 20% anual, lo que no ocurre en los demás países europeos en los que operan bancos de alimentos.
Un millón y medio de personas en nuestro país recibirán la solidaridad manifestada este fin de semana en la segunda gran recogida de productos no perecederos con un balance a nivel nacional que supera los 20 millones de kilos de alimentos frente a los 14 millones del pasado año.
Así pues, el Banco de Alimentos ha reunido este fin de semana con la campaña de la 'Gran Recogida' un 40% más de lo previsto, gracias a la solidaridad de los ciudadanos y de los 84.000 voluntarios repartidos en 55 sedes en España. En apenas tres días se cubrirán el 12% de lo que la entidad recoge en todo un año, según ha destacado la Federación Española de Bancos de Alimentos en un comunicado.
Más de 5.000 tiendas de alimentación han participado en esta campaña de solidaridad como puntos de recogida de los alimentos donados, que a partir de ahora se distribuirán desde los respectivos Bancos entre ONG para ayudar a las personas necesitadas.
Desde el Banco de Alimentos se ha pasado de atender a 1.072.670 personas en 2011 a 1.496.062 en 2013. En el balance de 2014, el crecimiento de necesidad va a ser menor que en años anteriores, aunque ha señalado que esto no significa que se haya solucionado el problema.
Los Bancos de Alimentos donan los alimentos que obtienen a instituciones oficialmente reconocidas que ayudan a los más necesitados colaborando así a la lucha contra el despilfarro, a la integración social de personas en peligro de exclusión y a la protección del medio ambiente evitando la destrucción de alimentos.
En España hay 30.000 personas que no tienen un techo bajo el que dormir, según la Federación de Apoyo a las Personas sin Hogar. Una cifra que ha aumentado un 17% en los últimos dos años, por efecto de la crisis.
España registró en 2012 una tasa de pobreza entre sus trabajadores (pobreza laboral) del 12,3%, lo que le sitúa como el tercer país europeo con el porcentaje más elevado, sólo por detrás de Rumanía (19,1%) y Grecia (15,1%), según varios estudios.
Aunque tradicionalmente los niveles de pobreza laboral de España han superado a los del conjunto de la UE, en este informe se pone de manifiesto que la situación se ha agravado en los últimos años, con 740.000 hogares que no tienen ningún tipo de ingreso.
Más de dos millones de niños en España viven en riesgo de pobreza o exclusión social. Esto significa que sus condiciones de vida son precarias y que están expuestos a una mayor vulnerabilidad. Implica que carecen de todo lo necesario para disfrutar la infancia de manera plena.
En la España del siglo XXI, uno de cada cuatro niños está en riesgo de pobreza. De hecho, los hogares con pequeños son significativamente más pobres que la media y que los hogares sin ellos.
La factura de esta crisis habla de un total de 2,3 millones de niños (27,5%) están en riesgo de pobreza o exclusión social, según cálculos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos por UNICEF y que atenta contra los derechos que tienen reconocidos en la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas. La protección de la infancia frente a la pobreza es un derecho, una obligación y una inversión. Sin embargo, un 8,3% de los niños sufre privación material severa, un 60% más que hace seis años. En opinión de Save the Children, las iniciativas aprobadas hasta el momento han sido insuficientes para sacar a los pequeños de esta situación.
El número de hogares con menores y todos los adultos desempleados se ha triplicado desde 2007. Son casi un millón.
Sorprendentemente, en la España de los rescates bancarios la inversión en becas de libros o los sistemas de préstamo se han reducido un 45% desde 2008, lo que tiene una incidencia directa en la igualdad en el acceso a la educación. La falta de financiación supone carecer del material escolar necesario, mientras que la reducción de becas de comedor implica deficiencias nutricionales en los menores.
La lucha contra la pobreza infantil debe ser un objetivo de todos. España lo contempla en el Programa Nacional de Reformas (PNR) de 2011, donde se compromete a reducir entre 1,4 y 1,5 millones el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social, en un plazo que culminaría en 2019 sin embargo seguimos estando a la cola de la UE en inversión en infancia si bien la lección de este fin de semana es una muestra a la esperanza desde la solidaridad con los más débiles.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Un ejemplo a seguir

Gonzalo Gayo
Casi una de cada cinco naranjas que traspasan fronteras es valenciana. La Comunitat Valenciana es la región del mundo con mayor porcentaje de exportación de cítricos en el volumen de negocio internacional, ya que representa más del 18% del movimiento mundial, lo que supone duplicar a países que son competencia directa de España como Sudáfrica y Turquía.
Pero además nos hemos convertido en una gran potencia mundial en investigación en cítricos y lideramos proyectos como el desarrollo del ADN que marcara un antes y un después en la citricultura del siglo XXI. Que hace un año, en plena crisis y con los recortes, un grupo de científicos valencianos lograra, en el marco del proyecto Citrusgenn, secuenciar el genoma de los cítricos es toda una hazaña dado el potencial de mejoras a introducir en el sector.
Pero quizás pese a lo importante del hallazgo me quedo con ese otro gen emprendedor capaz de superar las adversidades y marcar el camino a seguir que desde hace décadas representa el sector citrícola.Los cítricos son motor de empleo y riqueza, nadie lo duda. Pero además nos han situado en el liderazgo mundial de la fruta más preciada y que más se consume y produce en el mundo.

Y para ser líderes en un mercado tan globalizado no basta con ser bueno en casi todo, hay que ser los mejores en todo, demostrando capacidades logísticas y un trabajo de equipo difícilmente igualable. Que en los tiempos que corren tengamos los mejores agricultores, los más sabios investigadores, las más grandes cooperativas y la más compleja logística habla mucho a favor de un sector que está diciendo en este país, que se puede, si se quiere, sumando esfuerzos, voluntades, compromisos siendo cada día el mejor en su sitio, sabiendo que nuestro éxito es el éxito compartido.
Y para ello hay que ser de otra pasta. Así lo demuestran los miles cooperativistas que palmo a palmo han convertido esta tierra en un Edén perfumado de azahar. Que han logrado crear la más importante empresa de Europa en el comercio de frutas, que sus ahorros generaron la red de cajas rurales más importante de España. Que su comercio configuro la flota más poderosa de transporte internacional.
Podríamos habla del milagro de los cítricos, pero es mejor dejarlo en lo que el esfuerzo compartido de una sociedad que consigue aquello que se propone. No hace ni doscientos años que desde el castillo de Sagunto o el de Alcira se vislumbraba una tierra seca, apenas cubierta de viñedos que fueron dando paso a ese espíritu fenicio de nuestros citricultores.
Hace unos meses asistía a un curso de informática, que impartía uno de los mejores programadores valencianos cuyo prestigio en el diseño de bases de datos a nivel mundial dejaría boquiabiertos a los de la NASA. Pues, el prodigio del que les hablo había estudiado en la UPV y trabajaba en una gran cooperativa valenciana y su padre era agricultor.
Les cuento la anécdota, porque mientras unos se empeñan poner trabas a los jóvenes talentosos a base de recortes, el sector citrícola valenciano nutre sus cooperativas, en sus centros de investigación, en la logística de esta de talento y de futuro. Ya podemos saber el ADN de las naranjas, como también su trazabilidad, su origen y destino, las variedades más exquisitas y sobre todas las cosas, la sabiduría, la entrega, el buen hacer de nuestros agricultores que atesoran un pacto secreto con la naturaleza para ofrecer los mejores frutos.
Que una de cada cinco naranjas que traspasa fronteras sea valenciana no solo nos hace ser líderes en uno de esos rankings de papel cuché. Es la voluntad de que es posible conseguir lo que nos propongamos y va siendo hora de que lo intentemos en otros sectores, en otros productos y hasta en la vida pública. Porque al esfuerzo, hay que sumarle la honestidad y la vocación de lo bien hecho como bien sabe hacer el sector citrícola.
Los cítricos valencianos abren caminos y mercados que deberían ser explorados por otros productos. Así ha sido para un buen numero de industrias que progresaron siguiendo las rutas de la naranja pero a veces, en algunos casos, olvidaron alimentar el progreso con investigación y desarrollo. Me dirán que I+D puede haber en una naranja. Lo hay, a raudales. En el control de plagas, en las mejoras varietales, en la optimización de recursos, en la eficiencia de las plantaciones, del trabajo colectivo y en una logística que permite conquistar el mundo.
Seamos pues conscientes de la importancia de la citricultura, de nuestra citricultura, sobre la que se asienta el progreso de la sociedad y el futuro de nuestros hijos y demos las gracias a tanto esfuerzo consumiendo el mejor aliado para nuestra salud. Que aproveche.
http://www.diariovalencia.es/

domingo, 2 de noviembre de 2014

La gran estafa de una crisis


Gonzalo Gayo

En España hay un 27% de los hogares que no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días. Uno de cada cuatro ciudadanos está en riesgo de exclusión social y hay 2.721.561 niños y niñas que viven bajo el umbral de pobreza, según datos de Unicef y el INE.
Sorprendentemente, el presupuesto destinado a la infancia en España ha bajado un 14,6% desde 2010 a 2013 mientras el número de hogares con niños en los que todos los adultos están sin trabajo ha crecido un 290% desde 2007 y la brecha de la pobreza entre las familias con niños y sin ellos ha pasado de una diferencia de 3,2 puntos porcentuales a 11,5 entre 2004 y 2012. La pobreza en España está más extendida de lo que muchos creen y es severa y más intensa según advierten as organizaciones humanitarias siendo la crisis económica la que ha puesto a millones de familias e situaciones límite.
De la pobreza al fracaso escolar hay paso con una insoportable tasa de abandono escolar que se sitúa en el 23,5%. La recesión ha golpeado con más dureza a los jóvenes de 15 a 24 años, con la Tasa NINI creciendo de forma dramática en muchos países. En la Unión Europea, 7,5 millones de jóvenes, casi el equivalente a la población de Suiza, fueron clasificados como NINI en 2013.
En tanto, la visibilidad de los menores en la agenda política brilla por su ausencia pese a que desde distintas instancias humanitarias se exige un pacto de Estado que rescate de nuestra infancia.
Mientras se agudiza la pobreza extrema, conocíamos esta semana que las 20 personas más ricas de España han incrementado en el último año su fortuna en 15.450 millones de dólares, más de 1.760.000 dólares por hora, y poseen actualmente tanto como el 30% más pobre de la población, casi 14 millones de personas, según la ONG Oxfam.
Así, en la escala más alta, el 1% de los más ricos de España tienen tanto como el 70% de los ciudadanos y tan sólo 3 individuos acumulan una riqueza que duplica la del 20% más pobre de la población. En su conjunto, las 20 mayores fortunas de España alcanzaron en marzo de este año una riqueza de 115.400 millones de dólares.
España ha logrado situarse como  el segundo país más desigual de la UE poniendo de manifiesto que en esta crisis los ricos acumulan más riquezas mientras se agudiza la pobreza y las desigualdades para el resto de una población y sin que a estas horas exista voluntad y decisión de poner en marcha un gran pacto contra la pobreza y las desigualdades en nuestro país.
La crisis financiera internacional ha acrecentado las diferencias entre ricos y pobres en el mundo, en un escenario marcado por una desigualdad extrema y en el que el número de 'milmillonarios' ha pasado de casi 800 en 2008 a más de 1.600 en la actualidad. En África, 16 milmillonarios conviven con 358 millones de personas en extrema pobreza. Una pequeña élite posee más dinero del que jamás podrá gastar en su vida miles de personas mueren de hambre.
Este fenómeno no exclusivo de España, ya que en los países de nuestro entorno se observa también que los ricos acumulan más riquezas a costas de 2,6 millones de niños que se añaden a las listas de la pobreza en Europa por la crisis económica. Esta es la principal conclusión del nuevo informe de UNICEF:’ Los niños de la recesión: el impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos’.
El informe demuestra también que unas políticas de protección social más sólidas son un factor decisivo en la prevención de la pobreza pero brillan por su ausencia. Aunque los programas de estímulo económico temprano adoptados por algunos países fueron efectivos a la hora de proteger a los niños, el estudio demuestra que en 2010 la mayoría de los países pasaron bruscamente de una política de estímulo presupuestario a los recortes presupuestarios, con un impacto negativo en los niños, sobre todo en la región mediterránea por mandato de la señora Merkel.
Los casos de riesgo de malnutrición infantil o de escasa calidad de la alimentación de los niños en los hogares pobres detectados por las organizaciones de intervención social han hecho saltar las alarmas de una opinión pública sensibilizada mientras las administraciones siguen con los recortes hacia quien más lo necesita. Las políticas de austeridad presupuestaria han continuado reduciendo, en términos generales, los recursos económicos en los ámbitos de las políticas educativas y sociales que afectan especialmente a los niños y niñas.
Y o pagaremos caro ya que otro hecho constatad s que la crisis ha impactado en el número de niños y niñas que están naciendo en España. La reducción de la tasa de natalidad y del número de niños y niñas que nacen en España ha sido clara y evidente, especialmente a partir de 2009 y a partir de 2015 morirán más españoles que niños vengan a este mundo.
Este año se cumple el 25 aniversario de la aprobación por la Asamblea de Naciones Unidas de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) por lo que deberíamos asumir la responsabilidad y el deber que garantice a los niños, su bienestar y sus derechos, incorporando no sólo a la familias, sino al Estado y a la sociedad en general en el compromiso sobre su cumplimiento.