domingo, 30 de noviembre de 2014

Millones de kilos de solidaridad



Gonzalo Gayo
En España en los años de crisis la donación de alimentos están creciendo a un ritmo del 20% anual, lo que no ocurre en los demás países europeos en los que operan bancos de alimentos.
Un millón y medio de personas en nuestro país recibirán la solidaridad manifestada este fin de semana en la segunda gran recogida de productos no perecederos con un balance a nivel nacional que supera los 20 millones de kilos de alimentos frente a los 14 millones del pasado año.
Así pues, el Banco de Alimentos ha reunido este fin de semana con la campaña de la 'Gran Recogida' un 40% más de lo previsto, gracias a la solidaridad de los ciudadanos y de los 84.000 voluntarios repartidos en 55 sedes en España. En apenas tres días se cubrirán el 12% de lo que la entidad recoge en todo un año, según ha destacado la Federación Española de Bancos de Alimentos en un comunicado.
Más de 5.000 tiendas de alimentación han participado en esta campaña de solidaridad como puntos de recogida de los alimentos donados, que a partir de ahora se distribuirán desde los respectivos Bancos entre ONG para ayudar a las personas necesitadas.
Desde el Banco de Alimentos se ha pasado de atender a 1.072.670 personas en 2011 a 1.496.062 en 2013. En el balance de 2014, el crecimiento de necesidad va a ser menor que en años anteriores, aunque ha señalado que esto no significa que se haya solucionado el problema.
Los Bancos de Alimentos donan los alimentos que obtienen a instituciones oficialmente reconocidas que ayudan a los más necesitados colaborando así a la lucha contra el despilfarro, a la integración social de personas en peligro de exclusión y a la protección del medio ambiente evitando la destrucción de alimentos.
En España hay 30.000 personas que no tienen un techo bajo el que dormir, según la Federación de Apoyo a las Personas sin Hogar. Una cifra que ha aumentado un 17% en los últimos dos años, por efecto de la crisis.
España registró en 2012 una tasa de pobreza entre sus trabajadores (pobreza laboral) del 12,3%, lo que le sitúa como el tercer país europeo con el porcentaje más elevado, sólo por detrás de Rumanía (19,1%) y Grecia (15,1%), según varios estudios.
Aunque tradicionalmente los niveles de pobreza laboral de España han superado a los del conjunto de la UE, en este informe se pone de manifiesto que la situación se ha agravado en los últimos años, con 740.000 hogares que no tienen ningún tipo de ingreso.
Más de dos millones de niños en España viven en riesgo de pobreza o exclusión social. Esto significa que sus condiciones de vida son precarias y que están expuestos a una mayor vulnerabilidad. Implica que carecen de todo lo necesario para disfrutar la infancia de manera plena.
En la España del siglo XXI, uno de cada cuatro niños está en riesgo de pobreza. De hecho, los hogares con pequeños son significativamente más pobres que la media y que los hogares sin ellos.
La factura de esta crisis habla de un total de 2,3 millones de niños (27,5%) están en riesgo de pobreza o exclusión social, según cálculos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos por UNICEF y que atenta contra los derechos que tienen reconocidos en la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas. La protección de la infancia frente a la pobreza es un derecho, una obligación y una inversión. Sin embargo, un 8,3% de los niños sufre privación material severa, un 60% más que hace seis años. En opinión de Save the Children, las iniciativas aprobadas hasta el momento han sido insuficientes para sacar a los pequeños de esta situación.
El número de hogares con menores y todos los adultos desempleados se ha triplicado desde 2007. Son casi un millón.
Sorprendentemente, en la España de los rescates bancarios la inversión en becas de libros o los sistemas de préstamo se han reducido un 45% desde 2008, lo que tiene una incidencia directa en la igualdad en el acceso a la educación. La falta de financiación supone carecer del material escolar necesario, mientras que la reducción de becas de comedor implica deficiencias nutricionales en los menores.
La lucha contra la pobreza infantil debe ser un objetivo de todos. España lo contempla en el Programa Nacional de Reformas (PNR) de 2011, donde se compromete a reducir entre 1,4 y 1,5 millones el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social, en un plazo que culminaría en 2019 sin embargo seguimos estando a la cola de la UE en inversión en infancia si bien la lección de este fin de semana es una muestra a la esperanza desde la solidaridad con los más débiles.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Un ejemplo a seguir

Gonzalo Gayo
Casi una de cada cinco naranjas que traspasan fronteras es valenciana. La Comunitat Valenciana es la región del mundo con mayor porcentaje de exportación de cítricos en el volumen de negocio internacional, ya que representa más del 18% del movimiento mundial, lo que supone duplicar a países que son competencia directa de España como Sudáfrica y Turquía.
Pero además nos hemos convertido en una gran potencia mundial en investigación en cítricos y lideramos proyectos como el desarrollo del ADN que marcara un antes y un después en la citricultura del siglo XXI. Que hace un año, en plena crisis y con los recortes, un grupo de científicos valencianos lograra, en el marco del proyecto Citrusgenn, secuenciar el genoma de los cítricos es toda una hazaña dado el potencial de mejoras a introducir en el sector.
Pero quizás pese a lo importante del hallazgo me quedo con ese otro gen emprendedor capaz de superar las adversidades y marcar el camino a seguir que desde hace décadas representa el sector citrícola.Los cítricos son motor de empleo y riqueza, nadie lo duda. Pero además nos han situado en el liderazgo mundial de la fruta más preciada y que más se consume y produce en el mundo.

Y para ser líderes en un mercado tan globalizado no basta con ser bueno en casi todo, hay que ser los mejores en todo, demostrando capacidades logísticas y un trabajo de equipo difícilmente igualable. Que en los tiempos que corren tengamos los mejores agricultores, los más sabios investigadores, las más grandes cooperativas y la más compleja logística habla mucho a favor de un sector que está diciendo en este país, que se puede, si se quiere, sumando esfuerzos, voluntades, compromisos siendo cada día el mejor en su sitio, sabiendo que nuestro éxito es el éxito compartido.
Y para ello hay que ser de otra pasta. Así lo demuestran los miles cooperativistas que palmo a palmo han convertido esta tierra en un Edén perfumado de azahar. Que han logrado crear la más importante empresa de Europa en el comercio de frutas, que sus ahorros generaron la red de cajas rurales más importante de España. Que su comercio configuro la flota más poderosa de transporte internacional.
Podríamos habla del milagro de los cítricos, pero es mejor dejarlo en lo que el esfuerzo compartido de una sociedad que consigue aquello que se propone. No hace ni doscientos años que desde el castillo de Sagunto o el de Alcira se vislumbraba una tierra seca, apenas cubierta de viñedos que fueron dando paso a ese espíritu fenicio de nuestros citricultores.
Hace unos meses asistía a un curso de informática, que impartía uno de los mejores programadores valencianos cuyo prestigio en el diseño de bases de datos a nivel mundial dejaría boquiabiertos a los de la NASA. Pues, el prodigio del que les hablo había estudiado en la UPV y trabajaba en una gran cooperativa valenciana y su padre era agricultor.
Les cuento la anécdota, porque mientras unos se empeñan poner trabas a los jóvenes talentosos a base de recortes, el sector citrícola valenciano nutre sus cooperativas, en sus centros de investigación, en la logística de esta de talento y de futuro. Ya podemos saber el ADN de las naranjas, como también su trazabilidad, su origen y destino, las variedades más exquisitas y sobre todas las cosas, la sabiduría, la entrega, el buen hacer de nuestros agricultores que atesoran un pacto secreto con la naturaleza para ofrecer los mejores frutos.
Que una de cada cinco naranjas que traspasa fronteras sea valenciana no solo nos hace ser líderes en uno de esos rankings de papel cuché. Es la voluntad de que es posible conseguir lo que nos propongamos y va siendo hora de que lo intentemos en otros sectores, en otros productos y hasta en la vida pública. Porque al esfuerzo, hay que sumarle la honestidad y la vocación de lo bien hecho como bien sabe hacer el sector citrícola.
Los cítricos valencianos abren caminos y mercados que deberían ser explorados por otros productos. Así ha sido para un buen numero de industrias que progresaron siguiendo las rutas de la naranja pero a veces, en algunos casos, olvidaron alimentar el progreso con investigación y desarrollo. Me dirán que I+D puede haber en una naranja. Lo hay, a raudales. En el control de plagas, en las mejoras varietales, en la optimización de recursos, en la eficiencia de las plantaciones, del trabajo colectivo y en una logística que permite conquistar el mundo.
Seamos pues conscientes de la importancia de la citricultura, de nuestra citricultura, sobre la que se asienta el progreso de la sociedad y el futuro de nuestros hijos y demos las gracias a tanto esfuerzo consumiendo el mejor aliado para nuestra salud. Que aproveche.
http://www.diariovalencia.es/

domingo, 2 de noviembre de 2014

La gran estafa de una crisis


Gonzalo Gayo

En España hay un 27% de los hogares que no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días. Uno de cada cuatro ciudadanos está en riesgo de exclusión social y hay 2.721.561 niños y niñas que viven bajo el umbral de pobreza, según datos de Unicef y el INE.
Sorprendentemente, el presupuesto destinado a la infancia en España ha bajado un 14,6% desde 2010 a 2013 mientras el número de hogares con niños en los que todos los adultos están sin trabajo ha crecido un 290% desde 2007 y la brecha de la pobreza entre las familias con niños y sin ellos ha pasado de una diferencia de 3,2 puntos porcentuales a 11,5 entre 2004 y 2012. La pobreza en España está más extendida de lo que muchos creen y es severa y más intensa según advierten as organizaciones humanitarias siendo la crisis económica la que ha puesto a millones de familias e situaciones límite.
De la pobreza al fracaso escolar hay paso con una insoportable tasa de abandono escolar que se sitúa en el 23,5%. La recesión ha golpeado con más dureza a los jóvenes de 15 a 24 años, con la Tasa NINI creciendo de forma dramática en muchos países. En la Unión Europea, 7,5 millones de jóvenes, casi el equivalente a la población de Suiza, fueron clasificados como NINI en 2013.
En tanto, la visibilidad de los menores en la agenda política brilla por su ausencia pese a que desde distintas instancias humanitarias se exige un pacto de Estado que rescate de nuestra infancia.
Mientras se agudiza la pobreza extrema, conocíamos esta semana que las 20 personas más ricas de España han incrementado en el último año su fortuna en 15.450 millones de dólares, más de 1.760.000 dólares por hora, y poseen actualmente tanto como el 30% más pobre de la población, casi 14 millones de personas, según la ONG Oxfam.
Así, en la escala más alta, el 1% de los más ricos de España tienen tanto como el 70% de los ciudadanos y tan sólo 3 individuos acumulan una riqueza que duplica la del 20% más pobre de la población. En su conjunto, las 20 mayores fortunas de España alcanzaron en marzo de este año una riqueza de 115.400 millones de dólares.
España ha logrado situarse como  el segundo país más desigual de la UE poniendo de manifiesto que en esta crisis los ricos acumulan más riquezas mientras se agudiza la pobreza y las desigualdades para el resto de una población y sin que a estas horas exista voluntad y decisión de poner en marcha un gran pacto contra la pobreza y las desigualdades en nuestro país.
La crisis financiera internacional ha acrecentado las diferencias entre ricos y pobres en el mundo, en un escenario marcado por una desigualdad extrema y en el que el número de 'milmillonarios' ha pasado de casi 800 en 2008 a más de 1.600 en la actualidad. En África, 16 milmillonarios conviven con 358 millones de personas en extrema pobreza. Una pequeña élite posee más dinero del que jamás podrá gastar en su vida miles de personas mueren de hambre.
Este fenómeno no exclusivo de España, ya que en los países de nuestro entorno se observa también que los ricos acumulan más riquezas a costas de 2,6 millones de niños que se añaden a las listas de la pobreza en Europa por la crisis económica. Esta es la principal conclusión del nuevo informe de UNICEF:’ Los niños de la recesión: el impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos’.
El informe demuestra también que unas políticas de protección social más sólidas son un factor decisivo en la prevención de la pobreza pero brillan por su ausencia. Aunque los programas de estímulo económico temprano adoptados por algunos países fueron efectivos a la hora de proteger a los niños, el estudio demuestra que en 2010 la mayoría de los países pasaron bruscamente de una política de estímulo presupuestario a los recortes presupuestarios, con un impacto negativo en los niños, sobre todo en la región mediterránea por mandato de la señora Merkel.
Los casos de riesgo de malnutrición infantil o de escasa calidad de la alimentación de los niños en los hogares pobres detectados por las organizaciones de intervención social han hecho saltar las alarmas de una opinión pública sensibilizada mientras las administraciones siguen con los recortes hacia quien más lo necesita. Las políticas de austeridad presupuestaria han continuado reduciendo, en términos generales, los recursos económicos en los ámbitos de las políticas educativas y sociales que afectan especialmente a los niños y niñas.
Y o pagaremos caro ya que otro hecho constatad s que la crisis ha impactado en el número de niños y niñas que están naciendo en España. La reducción de la tasa de natalidad y del número de niños y niñas que nacen en España ha sido clara y evidente, especialmente a partir de 2009 y a partir de 2015 morirán más españoles que niños vengan a este mundo.
Este año se cumple el 25 aniversario de la aprobación por la Asamblea de Naciones Unidas de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) por lo que deberíamos asumir la responsabilidad y el deber que garantice a los niños, su bienestar y sus derechos, incorporando no sólo a la familias, sino al Estado y a la sociedad en general en el compromiso sobre su cumplimiento.


domingo, 19 de octubre de 2014

Controles contra la corrupción


Gonzalo Gayo
La ley de la conservación de la energía afirma que la energía no puede crearse ni destruirse, sólo se puede cambiar de una forma a otra. Y lo mismo podemos decir de los recursos públicos procedentes de nuestros impuestos  que se pierden por las grietas de la corrupción ante la evidente falta de control efectivo que adolece nuestra joven democracia.
Dirán que poco puede afectar a nuestros agricultores, a los ciudadanos o incluso podemos dejarlo en un monumental cabreo cada vez que enchufamos la televisión para quedarnos sin habla al contemplar como determinados directivos de cajas de ahorro gastaban con tarjetas de crédito en entidades que luego fueron intervenidas por el Estado para inyectar miles de millones de dinero público. Pero les diré, qe de seguir así estamos abocados al desastre.
Desde algún departamento universitario se han tomado la molestia de cifrar lo que al año se cuela por las grietas de la corrupción en nuestro país, nada menos que 10.000 millones de euros, casi el presupuesto de Agricultura para todo 2015 o lo suficiente para hacer 8 trenes AVE como el Madrid Valencia o 5 trasvases del Ebro en un año.
Pero la alerta máxima que evidencia que los controles no funcionan lo hemos podido comprobar en un buen numero de instituciones públicas cuya falta de control del erario público han supuesto torrentes de recursos dilapidados y que acaban por pagar los ciudadanos con recortes y una deuda histórica que supera el 100% de PIB.
La gota de este fin de semana la ponía un chaval de 20 años que saltaba a las portadas de los diarios tras sortear todos los controles en la ceremonia de proclamación del Rey, reunido con prestigiosos políticos y empresarios en nombre de quien se le antojaba en cada momento y supuestamente urdido una telaraña de tráfico de influencias con el que obtener beneficios.
Verán, la cosa es grave porque nuestro dinero, el que pagamos religiosamente no está a buen recaudo por falta de controles preventivos, de la necesaria transparencia, de los medios adecuados y de la honestidad que hagan saltar las alarmas ante la sospecha de desarmados con corbata y guante blanco. Si después de saber cómo se utilizaban las tarjetas de crédito y los salarios que se auto concedían los responsables de las cajas, no somos capaces de averiguar cómo concedieron esas mismas personas los millones de euros en créditos fallidos y que ocasionaron de la noche a la mañana enormes agujeros negros, con anuncio de intervenciones para evitar la quiebra. Y así fue como sin beberlo, ni comerlo, los ciudadanos perdimos de las cuentas públicas más de 140.000 millones de euros durante pasado ejercicio y que podrían haber puesto alas a la creación de empleo o la salvación de familias arruinadas por el paro.
Es urgente no solo una ley de transparencia, sino las necesarias medidas de control preventivo que hagan posible las garantías en el ejercicio de lo público no exista ni un solo privilegio, ni la más mínima oportunidad, para que un representante de la voluntad popular disfrute de una situación más ventajosa que el resto de ciudadanos. Y es que muchos olvidan que su nomina la pagan los ciudadanos para que resuelvan los problemas que acecha a nuestro estado del bienestar, a la educación de nuestros hijos y a las ayudas que precisan nuestros mayores o los hombres y mujeres del campo.
Les propongo, a quien corresponda, que tome nota de nuestro sector alimentario porque lo que hay que hacer en lo público ya está inventado, que es el control de cada euro público mediante la trazabilidad y controles necesarios, como bien hacen nuestros agricultores en alimentos que producen. Si usted se come un filete de ternera puede saber desde el nombre y las características de la res hasta donde pastaba o los datos de sus antepasados. Y lo mismo ocurre para el resto de alimentos, incluido los pepinos cuya trazabilidad permitió desenmascarar a los alemanes al tratar de inculpar a los sufridos agricultores almerienses. Una trazabilidad que permite saber todo tipo de detalles de los productos, de los controles establecidos,  de las sustancias con las que fue tratada y de quien lo produce.
La cuestión es que el control exhaustivo de cada euro de lo público no se puede demorar porque está en juego la misma democracia. De la misma forma que es preciso y urgente una profunda revisión salarial de los cargos públicos de este país así como la dación de cuentas de sus funciones y modo de contratación a sus electores /o ciudadanos. No es de recibo que quienes trabajan para defender a los trabajadores y parados se auto asignen pensiones fuera de toda lógica del sistema, o que se atribuyan 1.800 euros por ser diputado de provincias mientras coleccionan pisos como bien se sabe por la reciente declaración patrimonial. Deberían entender que un eurodiputado no puede cobrar más de 8.000 euros al mes porque simplemente es una burla a la inteligencia de los ciudadanos.  
Creo una vez más, que la ejemplaridad la dan nuestros agricultores, por su esfuerzo y sacrificio, por los controles establecidos para garantizar la calidad de sus productos, por la trazabilidad de cada cosecha, de sus tratamientos y pese a ello sufren la injusticia de unos precios que marca un mercado adulterado por quienes se llenan los bolsillos con el esfuerzo ajeno.
Y con todo, haciendo las coas como corresponde, desde la honestidad, el control y al servicio de lo público será posible que algún día salgamos de una crisis que ha puesto de manifiesto que existen demasiados egoísmos y  corruptelas por falta de control y de voluntad de depurar todas las responsabilidades. Y así, no será posible salir de este agujero. Al menos, de momento.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Vetos y sequia



Gonzalo Gayo
Debe ser que los problemas que afectan a los ciudadanos están resueltos y que la crisis económica fue un mal sueño. Debe ser que la clase política no encuentra otro entretenimiento con el que justificar tantos privilegios e incapacidades por lo que se dedica a poner en la agenda nuevos problemas con los que distraer la atención de unos ciudadanos desorientados y desengañados. Sorprende que los unos y los otros anden entregados en debates estériles que llevan a ninguna parte mientras los verdaderos problemas siguen instalados en lo más profundo de la sociedad.
Ahora el debate de cada día es el del soberanismo trasnochado que trata de retraer fronteras a la edad media, reinventando la historia, mientras los verdaderos problemas aguardan soluciones, respuestas y consensos.
Sufrimos tasas insoportables de desempleo, que nos llevan a cifras nunca vistas de pobreza, mientras menguan los recursos públicos y se acrecientan los recortes. Pese a ello seguimos dilapidando en ayudas a una banca que no devolverá el dinero prestado por los ciudadanos, pero que nadie les exigirá en tanto crece exponencialmente una deuda que pagarán las futuras generaciones si es que algún día encuentran un empleo. Confieso cierto pesimismo otoñal por los derroteros en los que transcurre este país, incapaz de hacer frente a los grandes problemas mientras se aparcan en el olvido, en la indiferencia y en el grito de impotencia al que se suman una vez más nuestros agricultores.
Leía este fin de semana sendos comunicados de organizaciones agrarias sobre las pérdidas ocasionadas por la sequía mientras nadie se ocupa de resolver un problema que precisa de voluntad política para redistribuir excedentes hídricos con los que sin duda se generaría certidumbre, riqueza y empleo. Pero no es posible sin valentía y solidaridad, y en esas estamos. No menos sangrante es que nuestros agricultores tengan que pagar las torpezas de la diplomacia europea y la prepotencia rusa en la crisis ucraniana para que ahora se despache Bruselas congelando las ayudas por el descuadre de cifras que pide Polonia mientras las fronteras de la UE se abren de par en par al resto de productos que llegan a los mercados.
A las perdidas de la sequía se suma las de un veto ruso que quebranta a un mas la menguada renta agraria que apenas alcanza el 60% de la media europea. Desde las organizaciones agrarias se insta también al sentido común que permita salvaguardar una producción que sufre no solo la merma en las exportaciones a Rusia, sino también la caída de precios y que de una vez se ejecuten unas ayudas que no llegan.
Los agricultores exigen a la Comisión Europea que ponga en marcha el concepto de la preferencia comunitaria como única vía verdaderamente eficaz para paliar las graves consecuencias que el veto impuesto por Rusia a las importaciones de productos agropecuarios europeos está teniendo para los sectores que se han visto implicados en este conflicto. AVA entiende que esa recuperación de la preferencia comunitaria debe materializarse cuanto antes en el cierre temporal de las fronteras comunitarias a determinadas mercancías procedentes de países terceros que tienen acuerdos preferenciales firmados con la Unión Europea.
Concretamente, esa medida de salvaguardia tiene que incluir a los mismos productos agropecuarios vetados por Rusia -debido a su origen europeo- que procedan de aquellos países terceros que están aprovechando ahora este conflicto para ocupar el espacio en el mercado ruso del que han sido desplazadas a la fuerza las producciones europeas, al tiempo que siguen inundando los países comunitarios con esos mismos productos y en condiciones muy ventajosas.
Desde La Unio señalan que es una vergüenza lo que hace la Comisión Europea, actuando y legislando en contra de sus agricultores y poniendo en bandeja el mercado a los especuladores de la distribución por lo que insta a las autoridades comunitarias se planteen la revisión de los acuerdos de libre asociación que tienen firmados con terceros países y que se benefician ahora también del veto ruso a nuestras producciones para poder entrar en un nuevo mercado.
Un mes y medio después del veto los agricultores siguen sin ayudas mientras se sufre las secuelas de un veto ruso que vulnera las normas de comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC) por lo que exigen que la UE defienda a sus a los agricultores y ganaderos estableciendo urgentemente la preferencia comunitaria.
Mientras tanto, seguimos sin respuestas. La sequía se ha llevado por medio el 50% de la cosecha en la DO Utiel-Requena, en la DO Valencia sube hasta el 55% por la situación de déficit hídrico de las viñas de la zona Valentino-Moscatel en la Hoya de Buñol mientras en la DO Alicante el decremento puede ser del 30% aunque en la zona de la Marina Alta podría subir hasta el 50% y en la IGP Vins de la Terra de Castelló las previsiones son que la cosecha sea un 25% inferior a la pasada.
Es un botón de muestra de los de los estragos ocasionados por una sequía que empobrece a los de siempre por la cobardía y la insolidaridad de los otros.
Respecto a la cosecha de cítricos, los agricultores han tenido que sufrir un sobre coste del 20% en riego y luz por la sequia mientras la campaña que ahora comienza experimentará un ligero descenso del 2% en la Comunitat Valenciana respecto a la temporada anterior. Cristóbal Aguado, presidente de AVA señala que este año hay menos cosecha en el árbol y la sequía nos ha obligado a asumir un 20% más de costes energéticos para regar los campos.