martes, 13 de agosto de 2013

La respuesta está en el viento




¿Cuantos molinos de viento tienen que instalarse en el Occidente de Asturias hasta destruir el tesoro natural mejor conservado?
¿Cuántas vigas se alzarán al cielo para recordar que tampoco por aquí pasará el progreso y la justicia hacia los vaqueiros?
¿Cuántos museos son necesarios para reinventar la historia de las gentes de las brañas sin su consentimiento?
La respuesta amigo Feito, esta en el viento.

¿Cuántas brañas deben morir para que se abran los ojos ante el expolio de la indiferencia? 
¿Cuánta vanidad hay que engordar para que alcaldes defiendan a los verdaderos guardianes del paraíso natural?
¿Cuántos vaqueiros deben partir para no volver ante tantos silencios?
La respuesta querida amiga Parrondo, esta en el viento.

¿Cuántas voces son necesarias para que el grito de justicia se escuche en los presupuestos desde Somiedo a Valdés?
¿Cuántas vigas deberán superar los vaqueiros antes de poder disfrutar de los mismos servicios públicos que el resto de ciudadanos pese a pagar los mismos impuestos?
¿Cuántos millones deben ganar las grandes compañías antes de que ofrezcan cobertura a la palabra o se pueda sintonizar la televisión?
Lo sabes, hermano Garrido, ya te lo dijeron tus padres. La respuesta esta en el viento.

¿Cuántos aniversarios se celebrarán en Ariestebano antes que recordar la memoria de Rogelia, la trovadora de las brañas, enterrada en la tierra del olvido en Naraval?
¿Cuándo se reconocerá la labor de quienes trabajan de sol a sol para ofrecer las mejores carnes y la mejor leche a cambio de casi nada?
¿Cuántas sequías sufrirás porque nadie durante siglos se preocupó en calmar la sed de las brañas? 
La respuesta ya te la dieron tus abuelos y sigue estando en el viento.



Gonzalo Gayo Corbella


http://youtu.be/5Z-Ye9qxE4M