lunes, 11 de junio de 2012

100.000 MILLONES PARA RESCATAR INCOMPETENTES



Gonzalo Gayo/Valencia
La banca española recibirá hasta 100.000 millones de euros para su saneamiento procedentes del fondo de rescate europeo tras idas y venidas a Washington y Berlín de ministros y la vicepresidenta del Gobierno español.  Si entonces anunciaban que eran viajes programados para hablar del tiempo y lo positivo de las reformas en España, la verdad no tardaría en conocerse tras concluir el autodenominado Eurogrupo que España había solicitado el sabadete una ayudita de al menos 40.000 millones de euros para tapar las grietas de Bankia, entre otras. En un correcto inglés, sin traducción al castellano, el autodenominado Eurogrupo anunciaba a los mercados que el sistema financiero español tenia a su disposición  100.000 millones para tapar agujeros y las bocas de los especuladores en los mercados. Ahí es nada. Unos 100.000 millones de euros  que representan el 10% del PIB y una cantidad inimaginable para la economía real que pondría alas al empleo y creación de riqueza.
Pero el Eurogrupo no quiere saber nada de los 5.5 millones de parados, de los dos millones de niños que no alcanzan el umbral de pobreza, de la miseria que se vive en el campo pese a tantos esfuerzos, de los cientos de miles de desahucios o de las estampida de jóvenes en busca de un futuro lejos de su hogar.
Con 100.000 millones inyectados en la economía real y en el sistema productivo permitiría crear un modelo de economía sostenible y autosuficiente, capaz de devolver lo prestado y de premiar a las entidades financieras que han jugado limpio. Permitiría conquistar el futuro y un nuevo tiempo.
Pero seguimos inmersos en la pesadilla, pero ahora con unos 100.000 millones de euros que aparecerán y desaparecerán como simples apuntes contables en el Debe y  el Haber, para lavar la cara de balances agujereados por la codicia y la especulación, para tapar las vergüenzas de unos gestores cuyo paradero es desconocido hasta para una fiscalía que se lava las manos y para capitalizar a aquellas entidades que pusieron alas a sus clientes en la gran evasión de hasta 200.000 millones de euros en nueve meses que huyeron de España para caer en brazos de EEUU, Francia o Alemania. Los de siempre, los patriotas de hojalata, a los que no hace mucho el Gobierno premiaba con apenas el 10% en sus cantidades defraudadas y afloradas en esta triste primavera.
Unos 100.000 millones que habrá que devolver, cuyos intereses caerán en la cuenta del Tesoro Publico y cuyo impago de los bancos afectados será mas deuda para España. Y todo por tratar de salvar a parte de una banca que es la que rige y gobierna en Europa, siendo su portavoz autorizado Ángela Merkel.  La misma que impuso un rescate a Grecia para salvaguardar la exposición de las entidades alemanas a la deuda griega y que tan solicito suscribió Sarkozy.
Merkel sigue en sus trece de salvar a aquella banca en cuyos balances se volatilizaron el peso del ladrillo o los mil y un productos financieros que valen lo que el humo.  Cree en su subconsciente que es la hora de una Alemania hegemónica en Europa, que bajo su mando se controlarán los mercados y que sus empresas, sus ciudadanos aclamaran mientras les dure el 1% que pagan en sus prestamos mientras en España rezamos porque no suba mas allá del  6% y ni te los dan.
El autodenominado Eurogrupo esta satisfecho, Merkel también y hasta Rajoy disfruto lo suyo en el partido de España frente a Italia. Pero la Europa del euro y de los ciudadanos urgen otras medidas que no sean las de cada mañana poner cara de póker ante la especulación y la debacle de los mercados. Y es que aunque Merkel no quiera darse cuenta mientras levita en sus sueños de grandeza, hay poderosos intereses ajenos a Europa para que el euro deje de ser la segunda moneda con el 26% de las reservas mundiales.
La solución no pasa por rellenar el cheque de cuantos ceros se le antoje a la banca, ni de que las pesadillas que hicieron vivir alemanes y franceses se revivan en una lucha sin cuartel en los mercados financieros. Ni siquiera el problema es un país como Grecia cuya economía es el turismo y que tiene menos camas hoteleras que Benidorm.
No señores del Eurogrupo, no señores del Gobierno y de la oposición. El problema son ustedes por no atender en primer lugar a los ciudadanos en su demanda de empleo y oportunidades para emprender. Son responsables de la falta de control en las instituciones a cuenta de los repartos de poder los consejos de administración o en los órganos de gobierno en instituciones. Son responsables director de gastar lo que no esta escrito ni recaudado. El problema  es haber entregado lo que ustedes llaman el sistema circulatorio de un país con exclusividad a una iniciativa privada. El problema señoras y señores es que siguen cobrando sueldos de escandalo en el nombre de los ciudadanos que dicen representar.
Si señora Merkel, gran parte del problema es también usted haciéndonos creer que Alemania es la solución, el ejemplo a seguir. Dígales a los mercados como paga sus jubilaciones, a cuando asciende su deuda y quien la va a financiar en un futuro la población mas envejecida del mundo. No señora Merkel, no serán los jóvenes españoles a los que paga sueldos de miseria pese a tener mas carreras que sus ministros.  Y menos cuando haga saltar por los aires el euro.
Solo queda un camino y una oportunidad en el último minuto del partido. O estos mediocres mandatarios europeos abren los ojos  a tiempo para construir una autentica federación europea, con instituciones democráticas, con un europarlamento al que se le escuche y se atienda como voz de los ciudadanos, con una moneda con las mismas obligaciones y deberes para todos los ciudadanos que pidan un prestamos o simplemente vamos abocados un club que ya no interesa a los ciudadanos. Una Europa con una voz y que esta sea la de sus ciudadanos. Háganlo, valdrá la pena, antes de que sea demasiado tarde.