lunes, 7 de mayo de 2012

Hollande, un nuevo tiempo de esperanza para Europa



Francois Hollande, presidente de Francia 2012 
Francia cambia de rumbo tras la elección de François Hollande como presidente de la V República francesa. El cambio en el país vecino tendrá su eco en la política europea actualmente centrada en la salvación de bancos quebrados y en el control de un déficits publico a costa de recortes en servicios del estado de bienestar conquistado durante lustros de sacrificios e inversiones de los ciudadanos.

Con la llegada de Hollande al Palacio del Eliseo cambia la correlación de fuerzas en una Europa. El presidente galo ha anunciado un cambio en las políticas que potenciará el crecimiento de la economía y la creación de empleo. En sus primeras palabras ha defendido la compatibilidad del estado de bienestar, con el cumplimiento del objetivo de déficit del 3% en 2013 y el estimulo de la economía que permita abrir un nuevo tiempo de prosperidad. No hay mejor fórmula para defender el estado de bienestar que creando empleo y las condiciones propicias para ello en vez de tirar a la basura ingentes cantidades de recursos públicos para sanear balances de entidades financieras afectadas por minusvaloración de negocios inmobiliarios o de una deuda griega incobrable por bancos franceses y alemanes. 
(sigue)