lunes, 16 de abril de 2012

Un nuevo rumbo para España


España necesita un nuevo rumbo para salir del círculo vicioso en el que se encuentra. De esta crisis debemos salir con las respuestas adecuadas para asentar las bases de crecimiento en las próximas décadas. No basta con un mero ajuste contable y menos aun con el recorte de derechos de quienes menos tienen.
Debemos asentar las bases de la España próspera del siglo XXI. Prosperidad que se mide también en la lucha contra las desigualdades, en la solidaridad de sus gentes y en la ambición de proyectar el mejor país que podamos legar a nuestros hijos.
El reto requiere la conjunción de todas las fuerzas posibles entorno al objetivo común de salir fortalecidos de esta crisis y con una hoja de ruta consensuada sobre los grandes pilares de futuro.
Es importante que hagamos ese esfuerzo porque hay demasiado en juego, mas allá de lo que algunos tratan de señalar como el dictado de unos mercados cuyas reglas de juego se sustentan en la especulación.
El objetivo debe ser la creación de empleo y la mejora de competitividad de nuestras empresas, favoreciendo el liderazgo en sectores estratégicos como las energías renovables, sector alimentario, un turismo cultural y respetuoso con el medio ambiente, o la generación de nuevos modelos de automóviles eléctricos, entre otros sectores y actividades.