jueves, 2 de febrero de 2012

Estudio Funcas


Los compromisos adquiridos por España de reducir el déficit público al 4,4% para 2012 y 3% en 2013, en un contexto de estancamiento de la economía, fuerte endeudamiento de los agentes y crisis de la deuda soberana, plantea un reto titánico a la sociedad española.
El esfuerzo de contención del gasto público para alcanzar dicho objetivo en 2012 se enmarca en crecimiento del 0,8% de la economía española mientras la ratio ingresos/PIB se sitúa en el 35,6% del PIB, unos 10 puntos porcentuales por debajo de la previsión de la CE para el conjunto de la zona euro.
Todo ello, en un año de difíciles condiciones financieras y en un contexto internacional poco favorable, supone un impacto restrictivo muy fuerte sobre el crecimiento de la demanda, siendo esta la causa principal de la caída del PIB y del empleo previstos para 2012. A pesar de ello, en el contexto de la crisis de la deuda soberana europea y de las medidas tomadas en el seno de la zona euro para hacerle frente, no quedan alternativas para una actuación distinta por parte de las autoridades españolas, según señala el último informe realizado por la fundación de las cajas de ahorro, Funcas.