viernes, 30 de diciembre de 2011

2012:Un año para la esperanza

Este año será decisivo para el futuro de España. Nos la jugamos y el único camino a seguir es salir de una vez de esta crisis que azota a las familias, que hunde bancos mal gestionados y pone en entredicho como se gasta el dinero publico tras años de dispendio de las administraciones que aumentaron déficits y deudas que pagamos a precio de oro. Este año que comienza debe estar presidido por la austeridad en lo público, de la eficiencia en el gasto, la transparencia, del impulso del empleo y los emprendedores y en la defensa de los derechos y estado del bienestar de los ciudadanos, con especial apoyo a los más desprotegidos.
Es necesario que 2012 sea el año de la ejemplaridad en lo publico estableciendo los criterios de eficiencia y transparencia en el gasto y suprimiendo privilegios de quienes gestionan los recursos de los ciudadanos. Es el caso de los complementos de pensiones que disfrutan diputados y senadores, asi como las retribuciones de determinados consistorios locales y autonomías. Es preciso regular las retribuciones y privilegios que han ido incrementándose a lo largo de años de bonanza y dispendio y asimismo establecer los criterios de responsabilidad derivados de actuaciones que supongan hipotecar el futuro de los ciudadanos.