jueves, 3 de marzo de 2011

El petróleo por las nubes

El gasóleo agrícola está por las nubes y sigue su escalada alcista iniciada en la segunda mitad de 2010 tras alcanzar esta semana su máximo con cotizaciones de 0,90 euros por litro, casi un 30 por ciento más que hace un año. En la última década la subida fue del 182,27 por ciento lo que ha supuesto una ruina para nuestros agricultores.
En el año 1975 un litro de gasoil costaba 6 pesetas y el agricultor vendía el kilo de uva a 20 pesetas, en la actualidad el litro de gasoil cuesta 140 pesetas y el agricultor continúa vendiendo el kilo de uva a 20 pesetas o menos cuando en este país ningun otro trabajo o profesión cobra los mismo o menos que hace 35 años, salvo en el caso de los agricultores.
Hoy más que nunca es urgente que el Gobierno cumpla la palabra de crear un gasóleo profesional para los agricultores. Conviene recordar que el Gobierno se comprometió hace cuatro años con todas las organizaciones agrarias a crear un gasóleo profesional en 2009 y es hora que se aplique como tienen otros países de la UE.
De hecho, España paga hoy la electricidad, gasóleo y el gas más caros de Europa, lo que está llevando al abandono del campo y a la deslocalizacion de empresas en otros países cuando sufrimos una tasa de paro de 4,3 millones de personas.
La subida de los precios energéticos nos hace ser menos competitivos y nos empobrece como pais. De hecho, retrocedemos en nuestra convergencia con Europa y este año España no consiguió situar ninguna de sus regiones entre las 20 más ricas de la UE. El retroceso que experimenta nuestra renta se debe al dudoso honor de ser el Estado con la tasa de desempleo más alta (20,2%), más del doble de la media de la OCDE (8,5%). Aunque en ese mes hubo países que registraron descensos en el número de parados, así como leves crecimientos, ningún país se acerca a las cifras españolas, ya que Eslovaquia, el segundo país, cuenta con un paro del 14,5%. Algunas, como Extremadura, apenas llegan al 75% de la media comunitaria, mientras que otras como el País Vasco o Madrid la superan en más de un 30%.
La subida del precio del petróleo amenaza seriamente la recuperación de la economía mundial y especialmente la española si los precios del petróleo incrementan otro 30%, tal y como advierten los expertos. De extenderse las tensiones geopolíticas en los países productores de petróleo del norte de África se corre el riesgo de que el precio del hidrocarburo incremente más, lo que impondría severas presiones en la recuperación de la actividad en el mundo. África abastece una tercera parte de la producción mundial de petróleo, y una quinta parte de la producción de gas. El temor es que las protestas de Bahrein se extiendan hacia Arabia Saudita y al resto de países productores. La amenaza de contagio hacia la débil recuperación económica mundial podría transmitirse vía precios de energéticos e inflación.
Este lunes el INE publica el indicador adelantado de febrero del IPC y el del IPC armonizado, el Banco de España los datos de la balanza de pagos (2010), Fomento los visados de los colegios de arquitectos técnicos para la construcción de viviendas e Industria la encuesta de gasto turístico lo que constituye un test a tener en cuenta sobre la situación de la economía española.
España es un país netamente dependiente de los países productores de petróleo y gas y sufrirá mucho si el barril de Brent se mantiene por encima de los 100 dólares. Cuando la crisis económica sigue arreciando fuerte en algunos países de la Unión, y justo en el momento que empezarían a verse los primeros brotes verdes en Alemania o Francia, la crisis se perfecciona en forma de una escalada sin igual del petróleo.
El crudo es el elemento básico para el funcionamiento de la economía, y afecta a todos los sectores productivos. Los ministros europeos de energía abordan esta semana el impacto que tienen las revueltas en el mundo árabe en el precio del petróleo y el suministro de gas a la UE.
Los datos aportados por las empresas hasta el momento señalan que Libia habría dejado de producir entre 300.000 y 400.000 barriles por día de crudo, lo que equivale hasta un 25% de su bombeo diario. Otro problema acuciante, especialmente para España e Italia, es el gas libio. La falta de suministro puede resultar más difícil de suplir que la del crudo debido a que su transporte hasta la UE se realiza a través de gasoductos.
El sector agrario se encuentra en un momento muy delicado, al que se suma el incremento del precio del combustible por lo que urge adoptar medidas. Los sectores más afectados son el cereal, cuya recolección consume grandes cantidades de combustible; el aceitero y el lechero, que arrastran dos años de ventas por debajo de costes, así como la ganadería por el precio de los piensos.
Este mismo lunes conociamos el repunte inflacionista que provoca el petroleo en un IPC que se dispara hasta el3,6% en su tasa anual tras subir en febrero tres decimas de punto debido, principalmente, a la subida de los precios de los carburantes y lubricantes y de los alimentos y bebidas no alcohólicas. Este nuevo incremento de la inflación pone en evidencia que seguimos empobreciendonos ya que apenas crecemos dos decimas frente a un ritmo inflacionista del 3,6% que amenaza con una nueva crisis si no actuamos.