lunes, 31 de octubre de 2011

De la cumbre al precipicio de la UE



Decepción. Profunda decepción por el resultado de una cumbre celebrada esta semana pasada en la que Alemania y Francia han logrado el objetivo de que carguemos con la deuda griega que soportan sus entidades financieras mientras se obvia el problema del desempleo o la falta de crecimiento en la zona euro, ni que decir de una PAC que ni apareció como invitada.
La cumbre de la UE apenas ha servido para que Francia y Alemania lavaran los trapos sucios de sus bancos hipotecados hasta las dejas de una deuda griega incobrable. La jugada maestra de Merkel y Sarkozy ha contado con la colaboración de un BCE que compró deuda griega a los principales bancos alemanes y franceses antes de esta cumbre para después anunciar una quita del 50%. El acuerdo alcanzado con nocturnidad y alevosía dejo en la cuneta las esperadas medidas para reactivar una economía que sufre el lastre de la incompetencia de unos mandatarios al servicio de unos mercados y entidades financieras dejando de lado a la ciudadanía europea.
Tras diez horas de negociaciones Merkel y Sarkozy volatilizaron 100.000 millones de euros con el 50% de quita de la deuda griega en los balances de la banca. Sin duda, el mayor atraco de la historia para salvar a la banca alemana de nuevas quiebras y nacionalizaciones. En 2009, Merkel nacionalizó el gigante hipotecario Hypo y sus activos tóxicos se transfirieron a un nuevo banco, el FMS Wertmanagement, respaldado por el Estado para evitar la mayor quiebra de un banco en Europa y al que sorprendentemente le han aparecido en sus balances 55.000 millones tras la cumbre de la UE. Como lo oyen, la incompetencia de las autoridades alemanas, confirmada por el ministerio de Economía alemán que ha revelado la existencia de 55.000 millones de euros soslayados por un error de contabilidad. Con este conejo sacado de la chistera, la deuda pública alemana se ha reducido un 2,6% de un plumazo. La cifra reduce el endeudamiento alemán considerablemente, aunque aún se queda en el 81,1%, muy por encima del 60% tolerado por la Unión Europea. Por cierto, en España el endeudamiento es del 63% y no vamos dando lecciones. Al menos reconocemos nuestros errores como es el 21% de paro y deberíamos exigir mas medidas de la Europa en la que vivimos.
Algo huele mal y mucho me temo que Alemania no esta para dar lecciones cuando crearon el banco FMS Wertmanagement para transferir los activos tóxicos de HRE a un balance garantizado por el Estado y ahora repite la misma jugada en la cumbre europea transfiriendo los activos tóxicos de la deuda griega al mismísimo BCE.
Y así andamos, tirando por la cloaca miles de millones de euros para salvar los balances de bancos mal gestionados mientras las autoridades europeas dan la espalda a los ciudadanos en su defensa del estado del bienestar, en la necesidad e liquidez para emprendedores, en infraestructuras y la creación de empleo.
Esos 100.000 millones bastarían para poner en marcha un plan de competividad de la economía europea que diera el necesario impulso para situar los productos del viejo continente en todos los rincones del mundo.
Eso si, los mandatarios europeos se permiten el lujo de tirar a la basura mas de 100.000 millones de euros y sin embargo anuncian que en 2012 se reducirá de 400 millones a poco mas de 100 millones de la ayuda alimentaria a más de 18 millones de pobres europeos. Sí, señores más de 18 millones de conciudadanos europeos que no tienen para comer y que este programa de ayuda en colaboración con los agricultores suministraba alimentos a una población equivalente a la de Madrid, Cataluña, Valencia y País Vasco. O los más de 25 millones de parados en Europa, uno de cada cinco es español que no han escuchado una sola propuesta para salir de esta crisis.
Con este tipo de medidas y de cumbres no salimos de la crisis ni a la de tres. Con mandatarios más preocupados por maquillar los balances de bancos mal gestionados y del qué dirán los mercados no vamos a ninguna parte. Europa debe afrontar un nuevo modelo de economía sostenible que genere empleo y garantice su independencia energética. Europa debe atender a sus ciudadanos antes que los balances de algunos bancos. Europa debe apoyar a sus emprendedores y a sus agricultores porque son la verdadera garantía del esfuerzo y la generación de riqueza. No saldremos de la crisis de la mano de quienes nos metieron en ella, ni tampoco mendigando a China que pague nuestra deuda a cambio de nuestra dependencia económica futura. Europa debe creer en Europa y crear su constitución, sus instituciones democráticas y organismos reguladores en los mercados financieros. Europa no puede estar dirigida por Merkel y Sarkozy, ni ahora ni en las peores pesadillas que nos ha ilustrado la historia. Cierto es que defienden como pocos sus intereses, empezando por sus bancos pero estamos dilapidando ingentes cantidades de recursos públicos para nada. Si antes de que acabe este año no somos capaces afrontar el fondo de los grandes temas que implican el ser o no ser de Europa en 2012 mucho me temo que habrá que despedirse del sueño europeo.

lunes, 24 de octubre de 2011

UNA CHAMPION LEAGUE PARA EL EURO

El Consejo Europeo celebrado este fin de semana ha dado más de si de lo que muchos creen. De hecho, se esta incubando una profunda reforma del Tratado que deberá ser vista para sentencia a finales de este mismo año y que puede cambiar el mapa del euro, tal y como lo conocemos en la actualidad. Los mandatarios europeos comienzan a darse cuenta también que no todo es euro y Grecia para salir de la crisis por lo que apuestan por reactivar la economía para salir de la crisis.


La cumbre del euro prevista para diciembre podría desembocar en dos ligas europeas del Euro, una para los campeones que cumplan los criterios de sostenibilidad de las cuentas publicas, una especia de champion league, y otra de segunda categoría con aspirantes y exiliados de la moneda europea. Una vez se determine que Estados miembros contribuyen a mejorar la gobernanza económica se abordarán las necesarias reformas estructurales y el Pacto Euro plus poniendo en marcha el mecanismo de coordinación de políticas económicas entre los miembros. España estaría en la champion league, tras el reconocimiento expresado por Sarkozy. Otro caso seria Italia, Grecia, Portugal e Irlanda.
La cumbre del euro que se celebrará en diciembre y asentará las bases de la nueva disciplina de la moneda única, los mecanismos de gobernanza y las medidas para impulsar la economía europea en 2012. O lo que es lo mismo, tendremos agencia europea de calificación, eurobonos y reserva federal del Euro, esperemos.
Además, de esta cumbre lideres europeos se toma conciencia de que para salir de esta crisis hay que adoptar medidas destinadas a asegurar el crecimiento y la creación de empleo. En la declaración realizada por distintos mandatarios se subraya la urgente necesidad de una perspectiva de crecimiento económico sostenido puede traer de vuelta la confianza, crear empleos y ayudar a absorber las deudas. Es por ello que el Consejo Europeo se centró primero en la forma de impulsar una agenda de crecimiento común y esperemos que en ella entre también una PAC que hasta el momento se antoja fracasada.
Una de las medidas anunciadas es mejorar el acceso a la financiación para pequeñas empresas y para lograrlo se creará un pasaporte europeo para el capital de riesgo que permita a las pequeñas empresas recaudar los fondos que necesitan para invertir con facilidad en toda la UE.
Otras medidas apunta a facilitar al máximo la oferta de servicios en la UE lo que sin duda beneficiará a los profesionales españoles dada las altas tasas de paro. También se impulsará un mercado único digital, diseñado para liberar todo el potencial de la tecnología digital y las posibilidades de abrir nuevos modelos de negocio y la reducción de la carga administrativa para las pequeñas empresas, entre otras iniciativas.
Mejorar la apertura de los mercados exteriores es otro de los objetivos de la Unión Europea para lo cual se toma una serie de medidas que puede contribuir a impulsar su potencial de crecimiento y en particular con los socios estratégicos. De hecho, los procesos de democratización en los países del Magreb deben promover relaciones económicas más estrechas así como desarrollar una política de inversión global que beneficie a todos los estados miembros de la UE.
También, como en todas las cumbre hubo sus miseria, como la cada vez más patente y preocupante falta de solidaridad con los más necesitados. El bloqueo que seis Estados miembros (Alemania, Suecia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca y República Checa) mantienen sobre el programa europeo para alimentar a la población más desfavorecida habla por si mismo de las miserias de algunos. Si este año Bruselas destinó 480 millones de euros a comprar alimentos para 18 millones de desfavorecidos en la UE, en 2012 apenas destinará 113 millones por la oposición de estos estados miembro. A la señora Merkel y otros no le duele prenda destinar 100.000 millones de euros a bancos mal gestionados y racanea unas cuantas migajas para dar de comer a quien lo necesita. España recibió en 2011 74 millones de euros para este programa y 8.000 organizaciones benéficas distribuyeron los alimentos adquiridos. De mantenerse el bloqueo, los fondos disponibles para asistir a los más desfavorecidos en España se reducirán a 18 millones en 2012.
Tras esta cumbre europea, la semana próxima se celebrará la del G20 en Cannes los días 3-4 de noviembre y que deberá asentar las bases para la reactivación de la economía y asegurar un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado. Los europeos propondremos en esta cumbre una reforma del sistema monetario internacional, en particular mediante el refuerzo de la vigilancia y las herramientas de gestión de crisis y mejorar la coordinación de políticas económicas y monetarias. Otras cuestiones a tratar en la agenda del G-20 será el fortalecimiento de la regulación y supervisión del sector financiero, la lucha contra la excesiva volatilidad de los precios de los productos, promoción de la recuperación global y el crecimiento mediante el apoyo a una activa agenda de negociación de la OMC y la lucha contra el cambio climático. Pero eso será otro cantar.

domingo, 23 de octubre de 2011

Indignados con la PAC

Las propuestas legislativas de Reforma de la PAC, presentadas por el Comisario de Agricultura de la UE, Dacian Ciolos, ante el Parlamento Europeo, no solo ha defraudado a todos, también ha causado una profunda indignación ya que suponen un claro retroceso para la viabilidad y competitividad de la agricultura europea. Desde el Gobierno central, a las comunidades autónomas pasando por cada una de las organizaciones agrarias y de consumidores se valora como muy negativas las propuestas de Bruselas, ajenas a la realidad del campo e incrementando de burocracia y exigencias cuya finalidad es la de estrangular a un sector que ha visto reducidos sus recursos e ingresos y por tanto sus rentas hasta mínimos históricos.
La propuesta de la nueva PAC sigue sin garantizar la necesaria renta agraria, los precios justos, el necesario relevo generacional, o la fortaleza de un sector estratégico como es el alimentario. Los burócratas de Bruselas y el Comisario Europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos, han puesto de manifiesto su incompetencia para potenciar el futuro desarrollo del campo en Europa y de las necesarias garantías para nuestros agricultores cuya renta sigue perdiendo poder adquisitivo tras las sucesivas reformas de la PAC en los últimos veinte años. Tanta obsesión por meter la tijera, y tantas campañas orquestadas para desprestigiar los productos europeos tiene como finalidad dar carpetazo a un sector y utilizar los recursos para tapar agujeros de una crisis financiera que consume ingentes cantidades para salvar bancos quebrados y que aun hoy no saben de donde saldrán.
La agricultura ha sido utilizada como ningún otro sector para mantener controlada la inflación en los últimos 10 años y especialmente desde la implantación del euro. Las medallas y galones que tanto gusta de exhibir al BCE son a costa de la pérdida de renta de los agricultores europeos a los que ahora se les trata a patadas con la nueva PAC.
Y lo más preocupante es que mientras el comisario Ciolos exponía sus despropósitos en el Parlamento Europeo los eurodiputados callaban. Sus euro-señorías, que cobran de nuestros impuestos más de 7.000 euros al mes, amen de un sin fin de privilegios, han sido incapaces de rebatir al comisario y salir en defensa de nuestros agricultores haciéndole ver que los hombres y mujeres del campo han sufrido una merma de su renta agraria hasta situarse en la actualidad en el 50% de la renta media del resto de ciudadanos europeos, y con la previsión `indignante´ de otro 11% de merma con la nueva PAC.
Esta será la primera reforma de la PAC en la que el Parlamento Europeo tiene mucho que decir y esperemos que lo haga antes de que sea demasiado tarde, ya que tras presentar la Comisión su planteamiento la semana pasada, ahora el trabajo lo recogerán los eurodiputados y esperemos que escuchen y hagan valer la voz de los agricultores y sus representantes para llegar a un acuerdo y sacarlo adelante en la votación que se celebrará en el entorno del verano de 2012.
Para muchos, los burócratas de Bruselas hacen gala de estar al servicio de las grandes corporaciones industriales y financieras para seguir castigando a la agricultura a la que pretender arrebatar recursos al tiempo que miran a otra parte ante la caída de precios y rentas con la finalidad de seguir encauzando una inflación bajo mínimos mientras se abre la puerta trasera a las importaciones, sin las garantías y la calidad que aquí se exige a nuestros agricultores.
De momento, el recorte de los Fondos destinados a la Agricultura, que ya se avanzó en las Propuestas sobre el Presupuesto de la UE 2014-2020 supondrá nada menos que una perdida de 600 millones de euros para España en pagos directos y hasta un 17% de media de merma en las ayudas comunitarias, según los primeros cálculos.
El agricultor y ganadero europeo es el profesional que más controles y requisitos en materia medioambiental y de bienestar animal debe superar de todo el planeta y eso también esta en peligro con el doble juego de las autoridades comunitarias, lo que sin duda preocupa también los ciudadanos y consumidores.
Una reforma que nada concreta en el urgente apoyo a los jóvenes agricultores y a la innovación aplicada a la agricultura a través de la transferencia de conocimientos tal y como demandan las organizaciones agrarias ya que debería plasmarse en ayudas a la instalación de agricultores, empezando con el acceso a la tierra, formación, medidas estructurales, mejora de instalaciones, etc.
Otra de las cuestiones que preocupan es la idea de liberalizar los mercados de algunos productos, sin planes de modernización y ayudas que garanticen el necesario suministro alimentario en el viejo continente, sin que la Comisión Europea haya presentado instrumentos públicos efectivos para regular y estabilizar los mercados agrarios.
El sector agrario español ha clamado contra la propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) presentada por la Comisión Europea ya que recortaría entre un 12 y un 20 por ciento las ayudas, traería más burocracia y el abandono de la actividad, por lo que están garantizadas las movilizaciones ante una reforma dañina, perjudicial e inasumible, que viene a agravar aún más la situación del campo y de las empresas agrarias españolas convirtiéndose en una amenaza para el empleo y la supervivencia de un sector vital para el futuro de Europa y de España.

Indignados con la PAC

Las propuestas legislativas de Reforma de la PAC, presentadas por el Comisario de Agricultura de la UE, Dacian Ciolos, ante el Parlamento Europeo, no solo ha defraudado a todos, también ha causado una profunda indignación ya que suponen un claro retroceso para la viabilidad y competitividad de la agricultura europea. Desde el Gobierno central, a las comunidades autónomas pasando por cada una de las organizaciones agrarias y de consumidores se valora como muy negativas las propuestas de Bruselas, ajenas a la realidad del campo e incrementando de burocracia y exigencias cuya finalidad es la de estrangular a un sector que ha visto reducidos sus recursos e ingresos y por tanto sus rentas hasta mínimos históricos.
La propuesta de la nueva PAC sigue sin garantizar la necesaria renta agraria, los precios justos, el necesario relevo generacional, o la fortaleza de un sector estratégico como es el alimentario. Los burócratas de Bruselas y el Comisario Europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos, han puesto de manifiesto su incompetencia para potenciar el futuro desarrollo del campo en Europa y de las necesarias garantías para nuestros agricultores cuya renta sigue perdiendo poder adquisitivo tras las sucesivas reformas de la PAC en los últimos veinte años. Tanta obsesión por meter la tijera, y tantas campañas orquestadas para desprestigiar los productos europeos tiene como finalidad dar carpetazo a un sector y utilizar los recursos para tapar agujeros de una crisis financiera que consume ingentes cantidades para salvar bancos quebrados y que aun hoy no saben de donde saldrán.
La agricultura ha sido utilizada como ningún otro sector para mantener controlada la inflación en los últimos 10 años y especialmente desde la implantación del euro. Las medallas y galones que tanto gusta de exhibir al BCE son a costa de la pérdida de renta de los agricultores europeos a los que ahora se les trata a patadas con la nueva PAC.
Y lo más preocupante es que mientras el comisario Ciolos exponía sus despropósitos en el Parlamento Europeo los eurodiputados callaban. Sus euro-señorías, que cobran de nuestros impuestos más de 7.000 euros al mes, amen de un sin fin de privilegios, han sido incapaces de rebatir al comisario y salir en defensa de nuestros agricultores haciéndole ver que los hombres y mujeres del campo han sufrido una merma de su renta agraria hasta situarse en la actualidad en el 50% de la renta media del resto de ciudadanos europeos, y con la previsión `indignante´ de otro 11% de merma con la nueva PAC.
Esta será la primera reforma de la PAC en la que el Parlamento Europeo tiene mucho que decir y esperemos que lo haga antes de que sea demasiado tarde, ya que tras presentar la Comisión su planteamiento la semana pasada, ahora el trabajo lo recogerán los eurodiputados y esperemos que escuchen y hagan valer la voz de los agricultores y sus representantes para llegar a un acuerdo y sacarlo adelante en la votación que se celebrará en el entorno del verano de 2012.
Para muchos, los burócratas de Bruselas hacen gala de estar al servicio de las grandes corporaciones industriales y financieras para seguir castigando a la agricultura a la que pretender arrebatar recursos al tiempo que miran a otra parte ante la caída de precios y rentas con la finalidad de seguir encauzando una inflación bajo mínimos mientras se abre la puerta trasera a las importaciones, sin las garantías y la calidad que aquí se exige a nuestros agricultores.
De momento, el recorte de los Fondos destinados a la Agricultura, que ya se avanzó en las Propuestas sobre el Presupuesto de la UE 2014-2020 supondrá nada menos que una perdida de 600 millones de euros para España en pagos directos y hasta un 17% de media de merma en las ayudas comunitarias, según los primeros cálculos.
El agricultor y ganadero europeo es el profesional que más controles y requisitos en materia medioambiental y de bienestar animal debe superar de todo el planeta y eso también esta en peligro con el doble juego de las autoridades comunitarias, lo que sin duda preocupa también los ciudadanos y consumidores.
Una reforma que nada concreta en el urgente apoyo a los jóvenes agricultores y a la innovación aplicada a la agricultura a través de la transferencia de conocimientos tal y como demandan las organizaciones agrarias ya que debería plasmarse en ayudas a la instalación de agricultores, empezando con el acceso a la tierra, formación, medidas estructurales, mejora de instalaciones, etc.
Otra de las cuestiones que preocupan es la idea de liberalizar los mercados de algunos productos, sin planes de modernización y ayudas que garanticen el necesario suministro alimentario en el viejo continente, sin que la Comisión Europea haya presentado instrumentos públicos efectivos para regular y estabilizar los mercados agrarios.
El sector agrario español ha clamado contra la propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) presentada por la Comisión Europea ya que recortaría entre un 12 y un 20 por ciento las ayudas, traería más burocracia y el abandono de la actividad, por lo que están garantizadas las movilizaciones ante una reforma dañina, perjudicial e inasumible, que viene a agravar aún más la situación del campo y de las empresas agrarias españolas convirtiéndose en una amenaza para el empleo y la supervivencia de un sector vital para el futuro de Europa y de España.