lunes, 21 de junio de 2010

Salimos del agujero negro

Tras varias semanas de turbulencias en los mercados y de autoflagelaciones en materia económica, la realidad se abre paso cifra a cifra, para confirmar que salimos de la recesión y lo hacemos a un ritmo más acelerado de lo previsto junto al resto de países de Europa. El motor de esta recuperación se asienta en EEUU si bien es en China y la India donde se puede hablar de expansión de unas economías que aspiran a tomar el liderazgo mundial en los próximos años.
Desde la OCDE se están revisando los últimos análisis de hace un par de meses para anunciar que la recuperación de la recesión mundial “será antes de lo que esperábamos hace unos meses aunque la actividad seguirá siendo débil durante el próximo año”. Es la principal conclusión de las previsiones económicas para Japón, Europa y Estados Unidos ya que añade que “las noticias económicas han sido especialmente favorables en los últimos meses”.
Y en esas estamos, con una recuperación que avanza a paso firme mientras los especuladores tratan de hacer su agosto generando confusión en los mercados.
Las últimas proyecciones para este año contemplan mejores perspectivas para Japón y la Eurozona, y mantiene las de Estados Unidos y un mayor pesimismo sobre la situación en el Reino Unido por lo que no sería de extrañar que tras los bulos levantados por la prensa británica contra España se encuentre la necesidad de desviar la atención sobre las debilidades de una libra y su economía cada vez más ajena a las sinergias del euro.
Si bien el club de los países desarrollados advierte de que la recuperación va a ser modesta por un tiempo debido a varios elementos de fragilidad, como los bajos niveles de rentabilidad, el elevado paro que sigue aumentando, la progresión anémica de la remuneración del trabajo y la continuación de la corrección del mercado de la vivienda no es menos cierto que cada mes la situación mejora en las grandes cifras.
Para el Banco de España la ansiada recuperación debe asentarse en la solidez de las cifras con el saneamiento de déficit y deudas que harán sostenible el sistema de cara al futuro por lo que califica de importantes medidas las adoptadas por el Gobierno para garantizar la consolidación presupuestaria.
En el último Boletín Económico, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez concreta además que los datos disponibles sobre el segundo trimestre del año consolidan el proceso de recuperación de la confianza y de la mejora de las expectativas de los agentes, lo cual ahonda en la buena dirección.
En el último boletín económico que los datos de la EPA del primer trimestre muestran una clara ralentización del proceso de destrucción de empleo, con una tasa interanual del -3,6%, frente al -6,1% observado a finales de 2009 y a ello hay que añadir que los ERE se han reducido a la mitad en apenas unos meses.
La hemorragia en la destrucción de empleo es tres veces superior en los contratos temporales frente a los fijos de ahí la importancia de que la reforma laboral genere una mayor confianza en la contratación indefinida y se pueda reducir la dualidad del mercado nacional.
Uno de los problemas derivados de esta crisis es el paro de larga duración (más de un año en el desempleo) volvió a incrementarse en el primer trimestre de manera significativa, hasta afectar a casi 1,8 millones de personas, prácticamente el doble que un año atrás, lo que elevó la incidencia del paro de larga duración hasta el 38,7%, más de quince puntos por encima de su nivel de un año antes.
La recuperación en Estados Unidos y en la zona euro será mejor que lo esperado, pero el crecimiento estadounidense superará claramente el de los países de la Eurozona.
España registrará en el año 2011 un crecimiento económico de 0,9%, contra -0,2% en 2010, y una leve baja del desempleo a 18,2%, después de un récord de 19,1% en 2010 con una inflación de 1,4% en 2010 y de 0,6% en 2011. En su informe, la OCDE insiste en que España debe reformar el mercado de trabajo para acelerar la disminución del desempleo y el sistema de jubilaciones para asegurar la viabilidad de las finanzas públicas y destaca que las medidas de saneamiento financiero anunciadas por el gobierno español que surtirán efectos positivos este mismo año.
El presidente de EEUU, Barack Obama, es consciente de vamos a vivir tiempos en los que se solapan las actuaciones de saneamiento de la economía mientras se siembra para la siguiente cosecha. Es por ello que insta a los líderes del G-20 a impulsar políticas que empujen la recuperación económica global y establecer las salvaguardas que impidan una nueva crisis con una reforma financiera.
Mes y medio después de que España empezase a sufrir enormes especulaciones sobre su solvencia como país con las consecuentes tensiones financieras, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha respaldado e incluso elogiado con autoridad las medidas anticrisis del Gobierno. El mismo director de este organismo, Dominique Strauss-Kahn, destacó tras entrevistarse el pasado viernes con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero la “enorme confianza” que se desprende de unas medidas “eficaces” para reducir el déficit y sentenció, “sientan las bases para dos décadas de crecimiento”.
Y es que salimos del agujero, antes de lo que muchos creen, por lo que es necesario redoblar esfuerzos y reformas que hagan de este crecimiento sostenible y generador de riqueza y empleo, de mucho empleo.

lunes, 14 de junio de 2010

Una reforma urgente para crear empleo

Patronal y sindicatos tienen hasta este miércoles para estudiar el borrador que el Gobierno les ha entregado para la aprobación del decreto de la reforma laboral. El objetivo es hacer frente a una tasa de paro que ronda el 20% y dobla a la media europea. El desempleo, que agobia a 4,6 millones de personas, continúa siendo el principal desvelo de los españoles. La tasa de paro de la zona euro registró en abril un ligero incremento hasta el 10,1%, una décima por encima del mes anterior, mientras que hace un año se situaba en el 9,7%, según los datos publicados por Eurostat, que sitúan una vez más a España como el país del euro con mayor desempleo, al alcanzar una tasa del 19,7% en abril frente al 4,9% de Austria en cuyo modelo se inspira la actual reforma.

Con la reforma se pretende hacer frente a un mercado que ha fracasado. Entre otras modificaciones, está previsto crear un fondo de capitalización similar al austriaco, que se abonaría al trabajador en el momento del despido y la posibilidad de la empresa de prescindir de los empleados si demuestra pérdidas durante 6 meses.

El Gobierno se ha comprometido a aprobar la reforma laboral el día 16 y a continuación se convalidará a la semana siguiente ya que en principio la junta de portavoces previó esa convalidación en la tarde del martes 22 .

La reforma planteada tiene ingredientes de los llamados modelos austríaco y alemán que plantean en un primer caso un fondo para las indemnizaciones por despido y en el segundo incentivar a las empresas que reduzcan las horas que trabajan sus empleados, pero no el número de contratados.

La reforma contempla que la jornada de trabajo podrá reducirse por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción entre un 10 y un 70 por ciento. En un mercado de trabajo como el español, muy marcado por la dualidad entre trabajadores fijos y temporales, la reforma laboral que quiere fijar el Gobierno buscará dar más protagonismo al Fondo de Garantía Salarial, que pagaría hasta 8 días por año trabajado en las indemnizaciones, y la creación de un nuevo fondo de capitalización.

A partir del año 2012, el Ejecutivo prevé crear este nuevo mecanismo, cuyo modelo de financiación no especifica en el texto, que podrá ser utilizado en caso de despido o, en caso contrario, ser recuperado por el trabajador en el momento de la jubilación.

Por su parte, las indemnizaciones que tendría que pagar la empresa en caso de despido se reducirán en un número de días de salario por año de servicio equivalente al que se determine para la constitución del Fondo.

El contrato de fomento del empleo facilita una indemnización de 33 días por año trabajado y está destinado a aquellas personas con difícil inserción laboral, aunque el nuevo borrador lo modifica para incluir en este colectivo, entre otros, a aquellos trabajadores que lleven más de tres meses parados.

Según datos de la EPA, en el primer trimestre un 75 por ciento de los 4,6 millones de parados llevaban más de tres meses buscando empleo.

El documento, que ya ha sido presentado a los sindicatos, incluye un modelo de despido por causas económicas, que permitirá a las empresas indemnizar con 20 días por año trabajado siempre y cuando presenten pérdidas no coyunturales.

Con la vista puesta en rebajar el número de contratos temporales e incrementar la contratación indefinida, la nueva normativa penalizará a las empresas que despidan a sus trabajadores temporales de forma creciente hasta un máximo de 12 días a partir de 2014.

Los sindicatos mayoritarios han valorado muy negativamente el borrador, que consideraron al dictado de la patronal, y no descartan una huelga general que tendría lugar el 29 de septiembre de este año.

La necesidad de adoptar medidas urgentes para afrontar la crisis llega también a Francia que anunciara esta semana un recorte de su déficit en cien mil millones de euros para 2013 y llevarlo a la meta de la Unión Europea de 3 por ciento del producto interno bruto ese mismo año. Francia se suma a España, Alemania, Reino Unido y Portugal en el anuncio de importantes recortes con medidas dolorosas para reducir el déficit público ocasionado en los últimos años al vivir por encima de las posibilidades, tanto en lo público como en lo privado. Alemania ha adelantado que reducirá en 15.000 personas el cuerpo de funcionarios del Estado en cuatro años, lo que equivale a un 2,1% del total de trabajadores públicos de la administración central de Alemania, y estudiará la forma de recortar en 40.000 soldados los efectivos del Ejército. Son tiempos de cambio, de ajustes necesarios y reformar para afrontar la urgente necesidad de crear empleo en España y sanear las cuentas publicas que permitan una recuperación sólida y sostenible de la economía española y europea.

sábado, 5 de junio de 2010

CUMBRE AGRICOLA EN MERIDA

La reunión informal de ministros de Agricultura que acoge esta semana en Mérida bajo la Presidencia rotatoria española de la Unión Europea tendrá como tema principal de debate el futuro de la Política Agraria Común (PAC) después de 2013. Dentro de la UE, las ayudas directas representan un 25% de la renta agraria y desempeñan un papel importante en la viabilidad de las explotaciones, según el documento de la presidencia española.
El texto incide en que la crisis ha expuesto las debilidades de la economía europea y, en el caso del sector agrario, supuso un descenso del 12% de la renta en 2009, así como un aumento del desempleo en las zonas rurales, a lo que hay que añadir los problemas de los productores para acceder a los créditos.
Además, la renta agraria media de la UE es inferior al 50% del conjunto de la economía y sufre un estrangulamiento entre los precios percibidos y los de los medios de producción, por lo que hacen falta respuestas.
La Presidencia ha orientado el debate de este consejo hacia un análisis de la relación de la agricultura y de la PAC con los grandes retos económicos de la Unión Europea, que se abordan en la Estrategia UE 2020.
Las prioridades de la PAC post 2013 que se abordan en los debates de la reunión de Mérida, que estará presidida por la ministra Elena Espinosa, será el crecimiento económico y el empleo, la seguridad alimentaria y el crecimiento verde.
Los debates se estructurarán en tres grandes campos: la Estrategia UE 2020 y la agricultura; prioridades, retos e instrumentos de la PAC post 2013 y gobernanza reforzada. Asimismo, se pasará revista a los debates organizados por anteriores presidencias en los tres grandes bloques en que se basa la PAC, como las ayudas directas, los instrumentos de gestión de mercados y el desarrollo rural, y se incorporarán las nuevas preocupaciones que en cada uno de ellos deberían atenderse como consecuencia de las nuevas prioridades.
El Ministerio ha señalado que la Estrategia UE 2020 tiene como prioridades el crecimiento inteligente, sostenible e integrador, por lo que la Presidencia plantea, en el documento de trabajo a debate Mérida, abordar los problemas de la agricultura en paralelo con los de la economía general y las posibilidades y referencias de la agricultura y la alimentación en los tres grandes vectores del crecimiento propugnados por la Estrategia UE 2020. "Reafirmar una PAC fuerte". La PAC es la política que más absorbe de las arcas de la UE, la mitad, con 58.000 millones de euros anuales (presupuestados para 2010), y España es el segundo receptor, con 7.083 millones de euros en 2008.
La Presidencia española considera que será necesario reafirmar una PAC fuerte y mejorar la coordinación y gobernanza con otras políticas e iniciativas comunitarias y nacionales, para establecer las bases de un sector agroalimentario asentado en el territorio, competitivo y de liderazgo, y en una economía globalizada que aproveche plenamente el potencial de crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Además, es preciso que la nueva PAC utilice los métodos propugnados en la Estrategia UE 2020 para detectar y corregir los aspectos que dificultan el crecimiento ordenado y sostenible de la agricultura y alimentación.
Para las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA y la Federación de Cooperativas agroalimentarias son necesarias más garantías para la PAC ante la ruina que padece el campo. La situación en la que se encuentra el sector agrario evidencia la necesidad de un plan de choque y de que se garantice una Política Agraria Común (PAC) más allá de 2013 y mecanismos que permitan llegar a 2013.
Bruselas ha defendido que la agricultura es un sector estratégico y, por ello, debe contar con un presupuesto suficiente, con precios justos para los agricultores y una regulación de los mercados. Sin embargo desde la organizaciones agrarias se lamenta que durante la presidencia de la UE en este semestre no se ha avanzado nada en materia agrícola y, además, se reprocha que haya abierto las negociaciones con los países de Mercosur, ya que perjudica a los intereses de la agricultura europea.
Un total de 13,6 millones de personas trabajan en los sectores agrario, forestal y de la pesca y 5 millones en la industria alimentaria, con la UE como primer fabricante mundial de alimentos y bebidas. Estas cifras representan el 8,6% del empleo de la Unión y el 4% de su Producto Interior Bruto (PIB) y sin duda el sector estratégico de mayor importancia en una Europa sostenible y saludable. Esperemos que la presidencia española de sus frutos a la hora de satisfacer las demandas de nuestros agricultores.

España se aprieta el cinturón

España se aprieta el cinturón apenas unas horas después de conocerse que nuestro pais dejaba atrás la recesión al crecer un 0,1% el PIB en el primer trimestre y los casi 24.000 empleos generados en abril. El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciaba una serie de medidas para reducir el déficit público y cumplir así con mayor celeridad el compromiso de situarlo en el 3% del PIB en el año 2013. Las medidas favorecerán la recuperación en la medida que seamos capaces de reducir los intereses que pagamos para financiera el déficit y la deuda y cuyos recursos deberán destinarse a fortalecer la recuperación.
El Consejo de Ministros aprobará esta semana por decreto-ley este paquete de medidas de austeridad pero antes deberá pasar por el examen en la reunión extraordinaria del Ecofin, convocada por la Presidencia Española de la UE, que pretende poner en marcha mecanismos de estabilidad financiera, así como preservarla en Europa y, en particular, en la zona euro. Europa deberá tambien avanzar en la regulación y supervisión del Sistema Financiero y, en particular, en los productos derivados y en las agencias de calificación, así como acelerar los trabajos en materia de gestión de crisis.
Las medidas anunciadas por el jefe del Ejecutivo se inscriben en el compromiso asumido por los Estados miembros de acelerar o intensificar, en su caso, sus respectivos planes de consolidación fiscal, que permita reforzar la confianza en la economía e impulse la estabilidad financiera de la zona euro por lo que todos los estados miembro de la UE.
En el paquete de medidas destaca la reducción de las retribuciones de personal del sector público en un 5% de media a partir de junio de 2010 y congelarlas en 2011. Los miembros del Gobierno mientras los alltos cargos tendrán una reducción del 16%. Tambien se suspende para 2011 la revalorización de las pensiones, excluyendo las no contributivas y las pensiones mínimas y se elimina el régimen transitorio para la jubilación parcial previsto en la Ley 40/2007.
Otro de los recortes es la eliminación la prestación por nacimiento de 2.500 euros a partir del 1 de enero de 2011 y se destaca también la necesidad de reducir los gastos en farmacia mediante una revisión del precio de los medicamentos excluidos del sistema de precios de referencia.
Además, se suprime la retroactividad del pago de prestaciones por dependencia al día de presentación de la solicitud y se reduce en dos unos 6.045 millones de euros en la inversión pública estatal, al que hay que sumar un ahorro adicional de 1.200 millones de euros por parte de las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales.
Por su parte, Bruselas ha establecido un mecanismo europeo de estabilización que incluye fondos por mas de 750.000 millones de euros para los Estados del euro que pudieran caer en peligro de insolvencia, como le ha sucedido ya a Grecia.
Con el nuevo ajuste, España pretende recortar el déficit público desde el 11,2% del PIB hasta el 9,3% en 2010, reducirlo hasta el 6% en 2011 y situarlo por debajo del límite del 3% que marca el pacto de estabilidad y crecimiento, en 2013.
El plan de ajuste ha tenido una amplia contestación en España mientras en los foros económicos se da la bienvenida ya que según se destaca desde Bruselas y el FMI van en la buena dirección.
En este sentido el Fondo Monetario Internacional mantiene que si la deuda pública no regresa a los niveles anteriores a la crisis económica, el crecimiento potencial de las economías avanzadas podría descender un 0,5% al año.
La especulación contra el euro y los problemas económicos en la eurozona sólo podrán resolverse haciendo frente a la gran brecha existente entre las economías fuertes y débiles de la zona euro.
Para el Banco de España el plan de ajuste del Gobierno es una decisión necesaria, acertada y positiva para la recuperación de la economía y para la estabilidad y la integridad de la unión monetaria, al tiempo que asegura que los indudables costes que supone para la sociedad se verán sin duda compensados por una mayor protección frente a la vulnerabilidades generadas por la crisis y mediante una posición más sólida para afrontar la recuperación.