martes, 24 de febrero de 2009

UNA ECONOMIA MAS VERDE


Europa hace piña contra la crisis. Tras la cumbre celebrada este fin de semana en Berlín los máximos mandatarios europeos han puesto de manifiesto la unidad de acción contra la recesión que azota al mundo. También señalan al sector financiero como causante de esta recesión y se anuncia una cruzada contra la especulación y los paraísos fiscales mediante reformas del sistema. Mayor regularización y transparencia son algunas de las recetas consensuadas en tanto continuarán las transfusiones de capital para dar liquidez al sistema.
Los líderes europeos del G-20 han lanzado un mensaje de confianza en tiempos de incertidumbres mientras se prepara el paquete de medidas que presentarán en la cumbre del G-20 en Londres. En este sentido se insta al Fondo Monetario Internacional (FMI) ha duplicar sus fondos, hasta situarlos en 500.000 millones de dólares, para que este órgano pueda asistir con mayor rapidez y flexibilidad a los países que tengan dificultades para pagar su deuda.
La cumbre del G-20 que se celebrará en Londres el 2 de abril con la participación de los principales países industrializados y emergentes del mundo contará con la propuesta europea de regular todos los productos, mercados y actores financieros, incluyendo las agencias de calificación de riesgo, para evitar que se repita una crisis como la actual. Además, anunciaron que elaborarán una lista de paraísos fiscales que no cooperen con los Gobiernos y exigirán que se les impongan sanciones para su desaparición. Además se insta a los bancos que refuercen sus provisiones en los buenos momentos económicos para poder resistir mejor a las recesiones, siguiendo así el ejemplo del modelo español de regulación.
Los líderes europeos instan a restaurar la confianza en los mercados y emitir la señal de que tenemos la oportunidad de salir más fuertes de esta crisis con una nueva arquitectura financiera así como una economía basada en la sostenibilidad y competitividad. Los líderes darán su apoyo a sectores industriales en dificultades, como el del automóvil a fin de que se adapte a los nuevos tiempos y apueste por una menor dependencia del petróleo en sus nuevos modelos. Los planes nacionales de ayuda al automóvil se volverán a discutir en la cumbre extraordinaria de líderes europeos prevista el 1 de marzo en Bruselas para garantizar que no sean proteccionistas y sean compatibles de modo que no se distorsione el mercado y la competencia. Uno de los principales acuerdos ha sido crear una Carta Global para una Economía Sostenible, que cumpla los Objetivos del Milenio de lucha contra la pobreza, y que apueste por una economía de la innovación medioambiental, por una economía verde como el gran reto y la gran transformación más productiva en las próximas década, tal y como explico el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero.
Una economía verde en la que debe contar la agricultura y el sector alimentario europeo como sector estratégico antes las fuertes tensiones que se registrarán en el futuro dado la creciente demanda alimentaria y la mayor exigencia de calidad en los productos. En este sentido el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, que dirige Elena Espinosa, quiere construir un grupo de países en el seno Unión Europea a favor del mantenimiento de la actual Política Agrícola Común (PAC) a partir de 2013. La intención es reunir a los países del sur de la UE, con el interrogante de Italia, junto a otros como Francia y, sobre todo, Alemania. El objetivo inicial del grupo sería influir en la próxima elaboración en el seno comunitario de un Libro Blanco sobre la aplicación de la PAC y su futuro. El gasto para el sector agrario ha pasado en los últimos 25 años del 70% del presupuesto comunitario al 30% en 2013. Todo indica que, desde ese año, habrá menos fondos para repartir como ayudas directas. Ante ese escenario, se podrían abrir nuevas vías de apoyos con una nacionalización parcial de las ayudas en línea con lo que ya ha intentado hacer Bruselas en los últimos años. En cualquier caso, de la misma forma que los lideres tratan de poner fin a la especulación y paraísos fiscales, también deberá fijar su atención en las actitudes oligopolistas y especulativas de las redes comerciales con los productos alimentarios y agrícolas a fin de sostener un sector estratégico por su peso en el asentamiento de la población rural, los valores medioambientales que representa la agricultura y el empleo que genera.
La lucha contra la especulación, el apoyo decidido a los sectores productivos para su adaptación a los nuevos tiempos y una clara apuesta por la economía verde y sostenible constituyen los ejes básicos para salir de la crisis.
Gonzalo Gayo