lunes, 2 de junio de 2008

Atrapados por el petróleo


Esta no es una crisis cualquiera. Y hasta podría no contar con el calificativo de crisis de no ser como afecta y en qué medida según el país a que nos refiramos. Lo bien cierto es que los países productores de petróleo han visto como sin producir más se puede ganar hasta un 60% de incremento en apenas un año como ocurrió en 2007. Los productores de la OPEP saben que China y la India están dispuestas y pueden pagar todo el oro negro que necesiten para alimentar tasas de crecimiento que superan los dos dígitos. El despertar de China no solo ha disparado el precio de los carburantes, también amenaza con un adelanto del fin de las existencias lo que sin duda debe motivar a los estados a buscar e implantar alternativas energéticas, con urgencia y antes de que sea demasiado tarde.En el anverso de la misma moneda se encuentra EEUU que ya roza los parámetros de recesión cuando el Producto Interior Bruto (PIB) de China creció un 11,9 por ciento durante 2007. Además, la inversión en China se verá incrementada para hacer frente a las zonas afectadas por las recientes catástrofes con fuertes inversiones dada la facilidad que el banco central chino hace uso de la fábrica de imprimir billetes para atender todo tipo de necesidades. De hecho, acaba de anunciar que aumentará los recursos y préstamos a empresas innovadoras, sobre todo en el sector rural y de servicios.Para contener la inflación en China (que en 2007 alcanzó el 4,8 por ciento y en los primeros meses de 2008 se ha disparado hasta el 8 por ciento), el Banco Central de China insta a incrementar los abastecimientos de grano, aceite para cocinar, carne, huevos y hortalizas, los productos que más se han encarecido y pocos dudan que será a base de una mayor circulación de dinero y subvenciones en importaciones, lo que puede agravar la crisis alimentaria para el resto del planeta y que se suma a la preocupante crisis energética.La India no se queda atrás ya que creció un 9 por ciento en el último ejercicio fiscal, cerrado el pasado 31 de marzo, tres décimas porcentuales por encima de la previsión del ejecutivo.Un dato que ilustra el desbordante crecimiento de la india y China es el anuncio de que el sector automovilístico indio prevé alcanzar en 2016 una facturación de 145.000 millones de dólares (casi 100.000 millones de euros al cambio actual), lo que le permitiría aportar más del 10% al PIB del país (frente al 5,5% actual), y crear en el período 25 millones de empleos, que se sumarían a los 10,5 millones de puestos de trabajo que genera en la actualidad. La producción del sector, que engloba compañías como Tata, BMW, Fiat, Mazda, Volvo, Yamaha, Toyota, Hindustan Motors, Hyundai o Mahindra Renault, se reparte entre un 76% para vehículos de dos ruedas, el 14% para turismos, y el 5% tanto para los vehículos comerciales, por un lado, y para vehículos de tres ruedas, por otro.Ante este panorama, los mayores productores de petróleo a escala mundial están demostrando su incapacidad interesada para producir más barriles de crudo con destino a los sedientos mercados mundiales a pesar de los precios récord, una situación que parece que va a continuar dada las sustanciosas ganancias que está generando a los países productores sin realizar más esfuerzo.De hecho, incluso los últimos datos procedentes del Departamento de Energía estadounidense demuestran que la cantidad de productos petrolíferos distribuidos por los mayores exportadores del mundo descendió un 2,5% el pasado año, lo que sin duda ha contribuido a aumentar hasta un 57% los precios durante el pasado año.La Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) recortó la producción a principios del año pasado y no ha realizado movimientos para impulsar las reservas pese a las fuertes tensiones que el crecimiento de China y la India están generando lo que deberia movilizar a la patética diplomacia europea. En España, la situación puede calificarse de desaceleración y sin duda en mejor disposición que los paises más desarrollados por lo que no puede hablarse de crisis ya que seguimos creciendo a ritmo del 2,8%. Como el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, adelantó el crecimiento ínter trimestral de la economía española en el segundo trimestre será similar al registrado en los tres primeros meses del año, cuando la economía creció un 0,3% en tasa ínter trimestral y un 2,7% en tasa interanual.En estos momentos, la inyección de unos 10.000 millones de euros en la economía en el presente ejercicio y otros 8.000 millones en 2009, con el objetivo de incentivar el consumo, mejorar la situación financiera de las empresas y conseguir que el crecimiento sea algo mayor en el futuro se antoja como medidas acertadas aunque es hora de ponerse las pilas en abordar con seriedad y decisión una política energética que garantice el máximo grado de independencia.Las energías renovables y en su caso la nuclear, dependiendo de la urgencia en el suministro, deben impulsarse con celeridad dado que no solo está en juego la competitividad de las empresas y el empleo, sino también el estado del bienestar.Es urgente y necesario que la UE unifique criterios en la debida respuesta energética así como una mayor acción diplomática frente a la OPEP y países productores para que aumenten la producción y eviten el colapso con los actuales precios. Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó este fin de semana que es consciente de que un buen número de familias sufren en sus bolsillos la subida del Euríbor que se ha traducido en un incremento en el importe de las cuotas de sus hipotecas y dijo que el Gobierno toma medidas dirigidas a familias para garantizar su poder adquisitivo y a empresas para garantizar su financiación.

gonzalo gayo