sábado, 22 de marzo de 2008

Hasta siempre José Comas


Siento el silencio de la voz apagada, de la pagina en blanco, de la última crónica nunca escrita. Siento tristeza ante el adios de José Comas, de un maestro del que se aprende, de quien nos descubre otras realidades, otra forma de hacer periodismo donde cada palabra encaja a la perfección para ilustrar el mundo en que vivimos. Siento el adios de un ilustre asturiano de las letras, cuyo ultimo deseo es volver a formar parte de su tierra y fundir sus cenizas en ese paraiso natural que llevamos en el alma todos los asturianos y en deseo compartido. Siento la ingratitud de un lector que ha aprendido tanto y que ahora llora su adios para tan solo poder decir gracias a Jose Comas por todo. Un fuerte abrazo a su familia y a Asturias entera.
gonzalo gayo