domingo, 21 de diciembre de 2008

NO TE DETENGAS


No dejes que termine el día sin haber crecido un
poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado
tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a
expresarte, que es casi un deber. No abandones
las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo. Pase lo que pase
nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos
de pasión. La vida es desierto y oasis. Nos derriba,
nos lastima, nos enseña, nos convierte en
protagonistas de nuestra propia historia. Aunque
el viento sople en contra, la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de
soñar, porque en sueños es libre el hombre.


(Walt Whitman)


FELICES FIESTAS
GONZALO GAYO

martes, 9 de diciembre de 2008

España tiene un plan


España tiene un Plan para combatir la crisis en el que el sistema financiero es el gran beneficiado pero también otros sectores salvo la agricultura. Si los bancos, automóvil, obra pública y construcción, turismo, innovación, industria y otros sectores han logrado una importante tajada en los planes y paquetes de medidas contra la crisis, la agricultura pasa desapercibida y ausente de ayudas concretas para su modernización y el relevo generacional que tanto y buen empleo generaría entre nuestros jóvenes.
Es sin duda un buen plan en el que destaca la inyección de fondos que recibirán los ayuntamientos para obras y apoyo a las iniciativas emprendedoras pero que debe contar con la agricultura. Si bien la letra suena bien la música puede ser bien distinta si los consistorios se dedican a tapar agujeros para evitar la quiebra tras años de dispendio o los bancos a sanear sus balances.
El Gobierno ha puesto sobre la mesa un auténtico plan Marshall para salir de la crisis, para premiar a quien cree empleo y para mejorar la competitividad de nuestras empresas, pero duele comprobar como ni en la letra pequeña hay mención alguna a la agricultura, salvo vaguedades que se refieren a proyectos medioambientales.
Si bien en el espíritu de este plan debería contar con un especial protagonismo de nuestra rica agricultura, lo cierto es que en las cuantían se pasa de largo, como se suele hacer en todo plan bajo los dictados de los tecnócratas de turno. Es por ello necesario, urgente e inaplazable que los representantes de los agricultores exijan un plan de apoyo a la agricultura, ya que como ningún otro ha sufrido en los últimos años y ahora puede crear mano de obra joven desde la modernización del sector.
El Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo se aplicará desde este año hasta el 2010 y supone una movilización de recursos públicos, sin precedentes hasta la fecha, por un Gobierno en un período tan concreto para estimular el crecimiento de la economía y el empleo y que puede ser una oportunidad para la agricultura si se logra articular mecanismos para su participación. El Plan se basa en cuatro grandes ejes de actuación: Medidas de apoyo a familias y empresas, medidas de fomento del empleo, medidas de apoyo al sistema financiero y modernización de la economía y es el primer plan global de estas características que presenta un gobierno europeo.
En los entremeses de este banquete de ayudas figuran los 16.500 millones de euros de la devolución de IRPF (devolución de 400 euros), la reducción del impuesto de sociedades y ayudas por nacimiento de hijos. Pero además, en 2009 entrará en vigor la supresión del Impuesto de Patrimonio que supondrá un estímulo fiscal para las familias de 1.800 millones de euros y la devolución mensual anticipada del IVA que supondrán otros 6.000 millones de euros.
El plan atiende también al SOS lanzado por las familias hipotecadas con la vivienda y se aplica una moratoria parcial en la reducción voluntaria en el pago de hipotecas de hasta el 50% durante un plazo máximo de dos años para trabajadores por cuenta ajena desempleados, autónomos con cargas familiares que hayan cesado su actividad y pensionistas de viudedad con cargas familiares. El Gobierno estima que 500.000 familias podrían acogerse a esta moratoria parcial.
Otra inyección de liquidez será las deducciones Fiscales a las familias con menores rentas ya que comenzarán a recibir las cantidades a desgravar del IRPF en 2009 mediante una rebaja mensual de las retenciones que entrará en vigor a comienzos del próximo año. Esta medida supone un anticipo de 2.000 millones de euros para los tres millones y medio de contribuyentes que pueden acogerse a esta medida.
En cuanto a las empresas todas las miradas se dirigen al ICO dada la nueva línea de financiación ICOPYME que aumentará su dotación en 3.000 millones de euros y dispondrá de 10.000 millones de euros en 2009. Sólo se requerirá dedicar un 60% de la financiación obtenida a nueva inversión y se permitirá que el 40% restante se destine a financiación complementaria. Además se ponen en marcha dos nuevas medidas, por un lado se movilizarán otros 10.000 millones de euros para mejorar la capacidad de financiación de PYMES. El ICO aportará la mitad de dicha cantidad y las entidades de crédito la otra mitad.
En total, para que las PYMES financien su capital circulante el Gobierno movilizará el próximo año 19.000 millones de euros.
Los nuevos estímulos a la contratación y al autoempleo, en primer lugar con la bonificación de 1.500 euros anuales en las cotizaciones a la Seguridad Social a las empresas que hagan contratos estables a parados con cargas familiares y, en segundo lugar ampliando la capitalización de las prestaciones por desempleo hasta un 60%. Con esta última medida se quiere favorecer que aquellas personas que hayan perdido su empleo, puedan cobrar de una sola vez hasta el 60% del subsidio de desempleo si desean invertirlo en un proyecto de autoempleo.
Entre las nuevas medidas destaca también el nuevo Fondo de Inversión Pública en el ámbito local y, en segundo lugar, medidas de apoyo a sectores estratégicos. En conjunto, el objetivo son 300.000 puestos de trabajo con este nuevo Fondo de Inversión Pública en el ámbito local por un importe de 8.000 millones de euros, con el objetivo de crear cera de 200.000 puestos de trabajo y destinado a obras de ejecución inmediata que sean de competencia local pero sin mencionar apoyo alguno a la agricultura.
Así pues, el gran paquete de medidas tiene como principal destinatario el sector financiero con recursos por importe de 250.000 millones de euros a los que hay que sumar 800 millones de euros del sector del automóvil, actuaciones medio ambientales 600 millones de euros, Investigación, Desarrollo e Innovación 500 millones de euros, Plan de Dependencia 400 millones de euros, Rehabilitación de casas cuartel y Comisarías unos 400 millones de euros, Rehabilitación de vivienda 120 millones de euros, Turismo social se aprueban 30 millones de euros mientras para apoyar el relevo generacional en el campo y la modernización de la agricultura ni se sabe, ni se contempla ni se espera ayuda alguna, y de momento el marcados está a cero.
gonzalogayo@gmail.com

Gonzalo Gayo

lunes, 1 de diciembre de 2008

Respuesta a los nuevos tiempos



Las grandes potencias mundiales anuncian que combatirán la crisis a golpe de talonario, cueste lo que cueste, pero se equivocan. No todo vale para salir del túnel si no se hace antes un análisis en profundidad sobre los errores cometidos en los últimos sesenta años y una adecuada proyección de objetivos hacia el nuevo mundo al que nos dirigimos. La falta de una adecuada respuesta por parte de los países más desarrollados a los grandes retos del planeta ha provocado el colapso de un sistema donde en demasiadas ocasiones ha primado la especulación.
El colapso del sistema financiero no es más que el estallido de una enorme burbuja ocasionada por la especulación que afecta a todos los sectores productivos. ¿Cómo es posible que en los últimos años las entidades financieras hicieran gala de más de un 30% de beneficios cuando el precio del dinero no alcanzaba el 4% en la eurozona? ¿Quién podía imaginar que el precio de cuatro paredes y un techo supusieran casi 20 años del sueldo medio de un joven español? ¿Hasta donde podíamos llegar con el precio de barril del petróleo superando los 160 dólares y con el cartel de que se agotan las reservas para lo que queda de siglo? ¿Por qué siguen las autoridades europeas y nacionales mirando a otra parte cuando se quintuplica el precio en el mercado de los productos agrícolas mientras se paga a los productores que hacen el esfuerzo precios miseria? ¿Hasta cuando esta dispuesto el planeta a aguantar los abusos sobre sus recursos naturales, sobre el equilibrio biológico y natural que garantiza la vida? ¿Cuántas muertes de inocentes son necesarias para que la solidaridad de quienes tienen el 80% de la riqueza la repartan con el 80% de la población que no tiene nada, y de la nada no salen más que para morir de hambre o de enfermedades? ¿Y quien alzará una voz que permita escuchar el silencio de 26.000 niños inocentes que mueren al día por falta de agua, alimentos o una simple vacuna?
Ese es el mundo en el que vivimos, el que algunos pretenden perpetuar con planes anti crisis que enterrarán miles de millones para salvar grandes corporaciones financieras y comprar activos sobrevaluados tras las bendiciones de las cumbres de turno. Pero se equivocan.
La respuesta a los nuevos tiempos requiere de nuevas políticas, nuevos liderazgos y nuevos comportamientos éticos, incluso a nivel global. No saldremos de esta crisis sin el compromiso y una respuesta a las necesidades energéticas que necesariamente pasan por lograr las máximas cotas de independencia energética. El desarrollo de la energía del hidrógeno, pasando por las alternativas y hasta incluso llegar a la nuclear antes que depender de un petróleo que esclaviza y empobrece a las sociedades y es el principal factor del cambio climático.
Además, este nuevo tiempo requiere de una respuesta clara a la mayor tragedia del mundo actual que se llama África, el continente olvidado y condenado a vivir en el hambre, el SIDA y la nada. Una lenta destrucción que contrasta con la codicia de estados y especuladores que compran hoy ingentes cantidades de suelo con los que cultivar los agros combustibles, generar mayores reservas para garantizar sus suministros alimenticios y de papel mientras la mitad del continente se muere de hambre. La ONU ha dado la voz de alerta sobre esta situación en un continente que requiere otras respuestas encaminadas al desarrollo de las personas y de un territorio masacrado por la codicia del llamado mundo desarrollado.
La lucha concertada contra la pobreza y las enfermedades será sin duda una señal de progreso para todos, ya que el desarrollo del llamado tercer mundo será también la garantía de supervivencia del estado de bienestar de los países desarrollados, desde la cooperación. En apenas cincuenta años el mundo en el que vivimos ha multiplicado por cuatro su población y los recursos siguen siendo los mismos, o menos según se mire. El reciclaje será sin duda una necesidad y también uno de los nichos de nuevo empleo, junto al de las energías alternativas, la agricultura ecológica y la cooperación social.
Europa debe ser consciente de su enorme responsabilidad a la hora de garantizar una agricultura europea capaz de hacer frente a cualquier crisis alimentaria futura, con garantías de calidad en sus productos para su población y también para atender la demanda creciente. Bruselas debe brindar un apoyo real a los productores y vigilar a quienes utilizan los productos básicos para la especulación. Este nuevo mundo requiere también de respuestas a los enormes problemas del agua y su suministro, desde la solidaridad, el reciclaje continuo y el uso racional, así como una inmigración que demanda mayor cooperación y desarrollo en sus países de origen.
La actual crisis es la antesala de un nuevo tiempo, que requiere de nuevas respuestas en las relaciones mundiales, en las alianzas para combatir el terrorismo del hambre o la falta de libertad, de personas y de los pueblos. El presidente electo de EEUU, Barack Obama, es sin duda el inicio de una nueva generación de líderes que deberán dar respuesta a los nuevos retos, siendo conscientes de los errores cometidos en el pasado. Obama ha anunciado un plan para crear 2,5 millones de empleo así como una revolución energética con el aprovechamiento de las energías alternativas y el hidrógeno. También anuncia la retirada de las tropas de Irak en un tiempo máximo de año y medio, entre otras medidas como un plan de salud publica en un país en el que hasta morir es un triste negocio. Obama es consciente también de la importancia del desarrollo de una agricultura por su valor ambiental, de desarrollo local y empleo que permita atender las urgencias alimentarias que se desatan en el mundo y hasta que algún día podamos poner fin a las plagas de hambruna.
Son sin duda nuevos tiempos que no solo está en manos de nuestros gobernantes dar respuesta, sino fundamentalmente en nuestros propios comportamientos, en el consumo de agua, de energía, de alimentos saludables, así como la hora de exigir el respeto al medio ambiente e incluso la justicia que merecen nuestros agricultores antes de que sea demasiado tarde.
Gonzalo Gayo